Regional, Sámara, General

Senderismo a conciencia

This post is also available in: English

Había dos personas en la parte trasera de la camioneta cuando nos pasó a buscar para llevarnos a la Reserva Biológica Werner Sauter. Álvaro Terán estaba al volante. Estábamos a unos 5-10 minutos del centro de Sámara, ya arriba de la colina cuando se convirtió en la reserva. Ya fuera del carro, vimos a nuestra izquierda una zona herbosa abierta con un gran cantidad de bambú. Álvaro pidió un momento de paciencia mientras buscaba algo en el bambú. «Venga, venga» dijo suavemente mientras nos indicaba acercarnos. El tono de su voz nos dijo que espera algo especial. Justo por encima de nosotros había un búho durmiendo en el bambú, un segundo, su compañero, estaba escondido cerca. No eran criaturas domesticadas, pero Álvaro sabía dónde encontrarlas, porque creció explorando este reserva y es un ávido naturalista como su abuelo, su fundador.

El abuelo de Álvaro nació en 1928 y es hijo de inmigrantes alemanes. Tenía pasión por la tierra desde una edad muy temprana, y cuando pudo pagarlo compró una finca para ganado en Guanacaste. Pero la ganadería no era para él, así que hace 28 años dejó que la tierra comenzara a regresar a su estado natural, a ser un bosque tropical seco. El bosque seco tropical una vez cubrió la mayor parte de Guanacaste, antes de ser cortado y quemado para permitir la actividad agroganadera. Ahora es un ecosistema frágil y escaso. Se agregaron senderos en el 2011 y Álvaro, que tiene 28 años y es graduado de la Universidad Earth, comenzó a ofrecer tours.

Una vez que entramos en el bosque todo cambió. La temperatura era un poco más fresca, los únicos sonidos eran el canto de los pájaros, arroyos y nuestros propios pasos. Álvaro nos dio un momento para disfrutar de la paz antes de comenzar el tour. Pasamos más de 3 horas caminando por el sendero principal. Álvaro identificado árboles y pájaros, nos alimentó con plantas silvestres y termitas (en serio), nos habló de las vidas de los pueblos indígenas a los que llama “los viejos” y suavemente alentó al público a respetar y proteger la tierra que ama profundamente. Hubo una pequeña tristeza en su voz cuando habló de cómo su propia generación ha perdido el contacto con la tierra y su esperanza de que sus hijos aún pueden ser cambiados. La tierra en la reserva es hermosa y en la cima la vista es espectacular, pero el verdadero placer es pasar tiempo con un hombre inteligente, apasionado y con la sabiduría de alguien mucho mayor. La reserva y sus cuidadores son algo para ser atesorado.

Los planes para la reserva de 136 hectáreas incluyen agregar un sendero auto-guiado para permitir el acceso a más gente y más tours para los niños. Álvaro ve que cuando la gente visita este lugar, llegan con por lo menos un toque de su pasión ardiente en ellos. Espera encender esa pasión en tantas personas como él pueda alcanzar, especialmente en los más jóvenes.

Después de la gira aprendí que Álvaro había estado unos 4 o 5 meses como pasante en la Universidad de Georgia. Se fue a estudiar biocombustibles. Rápidamente aprendió que el particular proceso para hacer biocombustible utiliza más energía en la producción y en el transporte de materias primas anterior a la fabricación del combustible, que en la fabricación en sí misma. Su interés es redirigido en el estudio de Emergy, un sistema económico basado en la medición de costos de como la energía es consumida en la producción de un objeto. Le hizo repensar el valor relativo de las cosas. Lo envió a Sámara y a la reserva.

En un blog sólo puedo empezar a tocar la superficie de todo lo que aprendí en pocas horas con Álvaro. Algún día espero poder conocer a su abuelo, quien en sus 80 todavía camina con gusto y regularmente por estos senderos. Esto es sólo un ejemplo más de la naturaleza especial de aquellas personas que eligen Sámara como hogar, y de cómo la zona puede y debe ser expuesta al mundo como un centro de experiencias enriquecedoras 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios