Comida

Si no tiene, doña Ligia le da almuerzo

This post is also available in: English

Ligia Solis Lezcano llegó al pueblo de Sámara hace 25 años y apasionada por la cocina aprendió recetas típicas de Guanacaste que degustan a los turistas.

Hace cuatro años la administración de la escuela Intercultura le sugirió servir almuerzos a la hora del receso y desde entonces lo hace sin falta todas las semanas de lunes a viernes, a un costado del instituto.

Los estudiantes sólo tienen 30 minutos, así que a las 12 m.d. en punto, saca un mantel, una mesa plegable y comienza a servir la comida fresca con la ayuda de su hija.

El almuerzo cuesta ¢ 2,500 acompañado de refresco natural y ensalada mixta. Algunas de las opciones que ofrece son los casados con pollo, carne en salsa o bistec, filet de pescado frito, pasta con vegetales, lasaña en salsa blanca o roja, canelones rellenos de carne o atún, barbudos (tortas de huevo con vainica) o tortas de espinaca para quienes no comen carne.

Todos los días prepara algo distinto. “Aquí viene gente de todo el mundo, entonces cocino muy variado para todo gusto”, comentó.

En el pueblo es muy conocida por sus almuerzos y también tiene clientes en las ferreterías, Palí y el banco. Si desea probar la cuchara de esta mujer emprendedora, le recomendamos que llegue temprano, pues en cuestión de minutos se agota la comida.  

Para pedidos puede llamarla al 8983-3326.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios