Nosara, Medio Ambiente

“Siempre va a existir la posibilidad de que un evento sobrepase el dique de Nosara”, afirma ingeniero a cargo de la obra

This post is also available in: English

El gobierno inició hace un mes la reconstrucción definitiva del dique de Nosara. La obra surgió debido a que la infraestructura original presentaba fallas en su capacidad hidráulica por falta de mantenimiento, que la hicieron completamente inefectiva. 

Aunque la Contraloría General de la República aprobó el presupuesto desde 2019, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) junto al Servicio Nacional de Riego y Avenamiento (Senara) inició hasta ahora las obras debido a errores presupuestarios resueltos hasta abril del 2020, al inicio de la pandemia y al final del verano. Así lo explicó en 2020 a La Voz el presidente de la Asociación de Desarrollo Integral de Nosara (ADIN), Marco Ávila.

La CNE calcula que la nueva infraestructura estará finalizada en mayo de este año, justo antes de las primeras lluvias de invierno. En total, las instituciones invertirán ¢1.161 millones en la reconstrucción.

En 2020, la Voz publicó una investigación sobre un estudio hidrológico del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) que sostenía que el dique no era efectivo y que el río, incluso en las zonas en las que existe la estructura, puede inundarse con cantidades de lluvia mucho menores a las proyectadas por el Senara.

Conversamos con el ingeniero encargado de la obra y miembro de la CNE, David Barrantes, sobre este tema y los detalles de la nueva infraestructura. Barrantes afirmó que la inversión es válida, pues el dique no es una solución definitiva ante las inundaciones, sin embargo “la idea es que proteja a la comunidad y mejore sus condiciones”.

Este es un extracto de la entrevista con el experto:

¿En qué consiste la reparación del dique de Nosara?

El proyecto consiste en la rehabilitación de aproximadamente 2.2 kilómetros del dique. Principalmente en el sector aeropuerto y el sector de Santa Marta. 

En el sector aeropuerto son mil metros [de obra] que incluye limpieza, movimiento de tierra, reconformación del cauce y se va a construir una serie de de deflectores, estructuras de piedra que trabajan prácticamente por gravedad, que lo que pretenden es proteger una de las caras más vulnerable del dique. Hay un par de intervenciones menores, y en lo que son las salidas de algunas alcantarillas se va a mejorar su condición para evitar que los afluentes -arroyos o ríos secundarios- que cargan las alcantarillas vayan a generar algún daño potencial en el dique. 

En el sector de Santa Marta serían 1.2 kilómetros de intervención y tal vez aquí es donde hay una tarea un poquito más compleja en cuanto a los trabajos de rehabilitación. Es un reto porque como es una zona donde hay más viviendas cerca del dique, para conservar estas viviendas se requiere un nivel técnico de complejidad en la implementación. Igualmente haremos la limpieza del río, mejoramientos en los márgenes del dique y la construcción de dos muros, que son muros de gravedad y van a ser de piedra, van a estar retenidos por un ligue que va de concreto para amarrar los bloques y proteger las casas.

¿Cómo estaba el dique cuando iniciaron la reconstrucción?

El Río Nosara es un río que en invierno se llena bastante, arrastra sedimentos y esos sedimentos se van acumulando. Conforme se va acumulando los sedimentos, la función del dique se va reduciendo año con año y la acumulación de materiales no se estaban removiendo. Eso aumentaba el caudal del río. Eso era porque la Municipalidad de Nicoya no le daba mantenimiento al caudal del río. Es decir, lo que ha sucedido aquí es que se ha tenido una acumulación de varios metros cúbicos de material que le ha venido reduciendo de la capacidad del dique. 

En general, el dique digamos que estaba siendo funcional, al menos en su capacidad estructural, nada más que la capacidad hidráulica tenía problemas y eso provocaba que se desborde. En conclusión, no estaba dañado al 100%, pero sí necesitaba un mantenimiento muy severo. 

¿El dique será una solución definitiva al problema de las inundaciones en Nosara? 

A mí me encantaría darte una respuesta a esto. Me encantaría decir que nunca más va a haber problemas y que es una solución para siempre, pero la realidad es otra.  Primero, los elementos climatológicos que hemos visto en los últimos años van a seguir sucediendo. Por ejemplo, como Eta, son eventos que están llegando a periodos de retorno -el término de diseño hidráulico para medir la magnitud de los eventos naturales-, muy altos. Son eventos con periodos de retorno de 100, 50 años, cada vez más prolongados. 

Es importante que la comunidad sepa que la idea del trabajo es obviamente reducir al máximo el riesgo que tienen de inundación. Siempre va a existir la posibilidad de que un evento sobrepase las condiciones normales que aguante el dique. La idea de que se salvaguarde al máximo la integridad de no sólo el dique, sino también de los vecinos y de la zona que constantemente es golpeada.

La reconstrucción del dique de Nosara inició el 15 de febrero entre el sector del aeropuerto y barrio Santa Marta, lugares constantemente afectados por las inundaciones | Roberto Cruz

¿Cómo planean mantener la integridad del dique de Nosara?

Estamos conversando con la Municipalidad de Nicoya para que [lo] atienda posterior a estas obras, para que incluya un plan de mantenimiento anual del dique. Que esos trabajos precisamente garanticen esa integridad y el buen funcionamiento de la obra. Ya a partir de ahora es un trabajo que incluye múltiples factores y actores, y que todos están colaborando en esas soluciones. No le puedo asegurar que eso sea una solución definitiva, pero el punto es colaborar al máximo para reducir esos eventos.

¿En cuáles estudios ambientales está amparada esta reparación?

Es importante mencionar que este es un proyecto amparado en la ley 8488. Esa ley ampara proyectos no ordinarios y que se hacen a partir de una emergencia. Por lo tanto, por ley hay estudios que no son requeridos para este tipo de proyecto. En este caso, el impacto ambiental que tendría el proyecto actual entiendo que es el mismo consultado en el proyecto original. 

¿Dónde mostraba el dique los puntos más críticos?

Justamente en Santa Marta, debajo del puente. Digamos que la estructura anterior estaba con bastante daño. De hecho, ahí la estructura necesitó muchos ajustes de diseño, le hicimos modificaciones al diseño original, porque ahí se había afectado casi completamente una parte del dique al estar más cercano a las viviendas. De momento no hay mayor riesgo que suceda algún evento natural en ese lugar, pero definitivamente ese punto estaba muy afectado. 

¿Qué podemos esperar del dique al finalizar las obras?

La idea básicamente es construir una obra que proteja a la comunidad por los efectos propios del inviernos, sabiendo que en estos sectores hay desastres naturales constantemente. La idea es que para esos eventos habituales de la zona [el dique] proteja a la comunidad, mejore las condiciones de vida y  logre durar en el tiempo. 

La reparación del dique está pensando en que no vuelva a ser afectado como estaba, que dure bastante con el nuevo mantenimiento que acordamos con los actores. Hay que recordar que sin mantenimiento la obra no va a funcionar. Nuestros planes están pensando en que perdure, pero el mantenimiento es necesario. 

¿Hay planes para volver a intervenir el dique de Nosara en el futuro?

En este caso no. Porque el dique está amparándose en la ley 8488, que habla de intervenciones por emergencia. O sea, el evento por el que seguimos reparándolo es por el proyecto aprobado por el huracán Nate. Entonces, en teoría esta sería una intervención definitiva. Ahí lo único que diría es que por esa razón necesitamos el apoyo de la Municipalidad para el mantenimiento a futuro, pero después de esto no hay más planes para intervenir más. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios