Blog

Sueños suecos en el trópico

This post is also available in: English

En la esquina del Natural Center hay una pequeña tienda con dos lindas historia. En la primera planta hay una pequeña boutique con moda playera, joyería y objetos de decoración. Los precios son razonables, sobre todo cuando uno se entera de que todos los artículos a la venta están diseñados por una diseñadora sueca y  que están hechos a mano por artesanos locales.

El segundo piso de la Boutique Fabrique es un estudio de diseño y cuarto de costura. La propietaria, Anna Morris, trabaja allí junto a la costurera Ana Mattarita, una Tica talentosa que esta altamente calificada y en quien Anna confía sus diseños por completo. Es importante para Morris trabajar con las mujeres locales y darles la oportunidad de aprender y crecer, e incluso crear nuevos trabajos.

¿Por qué una hermosa joven diseñadora sueca y ex personalidad de la televisión en su país, abandona su vida en Suecia por Sámara? Porque, al igual que muchos extranjeros que eligieron este pueblo, ella tiene un sueño y este es el tipo de lugar donde las personas que son serias acerca de perseguir sus sueños, encuentran lo que necesitan para tirar todos juntos. Anna ama tres cosas, su familia, ser diseñadora y ayudar a otras mujeres a crecer y a ser autosuficientes. Sámara ofrece un hogar seguro, hermoso y natural para su familia, para su inspiración, y también ofrece un grupo de mujeres artesanas fuertes y talentosas con ganas de trabajar y aprender.

Muchas personas pasean frente a la pequeña boutique de Anna, o incluso compran allí sin saber la verdadera historia de lo que está pasando. No sólo las prendas son diseñados y hechas por ella, la familia Morris está trabajando para dar trabajo a más mujeres que desean convertirse en maestras costureras. Para ello, Morris y su marido, Maurice, están trabajando para recaudar fondos para una escuela de costura que se encontrará en Sámara – y Morris dice que están muy cerca de hacer realidad este sueño. El objetivo es proporcionar una escuela con equipos profesionales, dinero para becas que le  permitan a los estudiantes estudiar a tiempo completo, y un programa de formación profesional completa, que será enseñado por Mattarita.

Algunos de ustedes se ríen cuando llamo a Sámara el «París de la playa», pero con un equipo de costureras de alta calidad, diseñadores internacionales, y todos los otros artistas que viven aquí, estamos cada vez más cerca.

Ser local sí importa, y cuanto más local, mejor. La vida es rica en una comunidad donde la gente pueda trabajar y mantenerse a sí mismos, en donde se premia la inteligencia y la creatividad, y donde tenemos la oportunidad de hacer una conexión real con la gente de la que compramos productos, sea si es nuestra comida, ropa, recuerdos, muebles o cualquier otra cosa. Hace que nuestra comunidad sea más fuerte. Es un ejemplo para nuestros hijos, proporciona un alto nivel de calidad y hace que las cosas en nuestros hogares, o que dan como regalos verdaderamente únicos y especiales.

 

 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios