Verdadero

Verdadero: AyA tiene que reparar las calles que arruina

This post is also available in: English

Las municipalidades de Guanacaste tienen un problema con el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA): repara las tuberías, pero deja las calles como un campo de batalla.

El alcalde de Cañas, Luis Fernando Mendoza, expresó que la municipalidad tiene que usar su propio dinero para tapar los huecos que generan los trabajos del AyA. Incluso modificaron su presupuesto original de 2019 y sacaron ¢50 millones para hacer baches en las calles afectadas por el Instituto, según el jerarca.

“No es posible que nosotros estemos apartando más recursos para andar detrás de Acueductos y tapando los huecos. Tiene que haber una responsabilidad del AyA en esto”, afirmó Mendoza.

La Voz Chequea verificó que la afirmación del alcalde es verdadera: el AyA debe arreglar las calles después de realizar un trabajo.

La Ley de Construcciones en su artículo 12, establece que cualquiera que cause daños en una vía pública debe encargarse de repararlos. Esta norma también le da permiso a las municipalidades para exigirle al responsable una solución al problema.

El gerente general del AyA, Manuel Salas, confirmó que es responsabilidad de la institución devolver la calle a sus condiciones originales, ya sean carreteras de lastre, pavimento o cualquier otro material.

Salas aseguró que el costo de la reparación de calles se incluye en el presupuesto de la institución. “Cuando trabajamos con contratistas va claramente estipulado en los contratos, todos lo que afectarían esos trabajos. Esa es la responsabilidad máxima del contratista”, agregó.

Si el AyA sabe, ¿cuál es el problema?

La queja de la muni de Cañas no es única en la provincia ni en el país. En 2010, la Sala Constitucional falló a favor de la Municipalidad de Puntarenas y ordenó al AyA corregir unas reparaciones que estaban mal hechas.

La alcaldía de Puntarenas expresó mediante un recurso de amparo, que el AyA daña calles “en buen estado o recién colocadas” y no realiza reparaciones de buena calidad.

“…un daño más provocado por la mala reparación de Acueductos y Alcantarillados, en donde suelen realizar una excavación, reparan la fuga y vuelven a colocar el material extraído ya contaminado, sin ningún tipo de compactación y menos aún sin colocar una capa asfáltica”, agrega la municipalidad en el documento.

En eso coincide el alcalde de Bagaces, William Guido, quien dice que Acueductos utiliza un material que no tiene las características necesarias para que la calle quede bien. Además, tarda mucho tiempo en hacer los arreglos, entonces la calle se moja y cuesta más repararla.

“Dejan eso a la intemperie, viene la lluvia y el tránsito de vehículos y comienza a ser un problema porque se hacen huecos. Se contamina la superficie y tenemos que abrir un hueco más grande para quitar la humedad y dejar como antes, para que no se vuelva a hundir”, explicó Guido.

El gerente del AyA explicó que estos conflictos ocurren porque muchas veces las calles ya están en mal estado y los trabajos del instituto empeoran el problema. “Otras veces pueden ser los plazos de ejecución de obras, que hay tiempos diferentes (entre las munis y el AyA) y necesidad de que intervenga la municipalidad (las calles)”, agregó Salas.

A esto se suma la falta de orden del AyA, pues la institución no tiene un mapeo actualizado de sus tuberías. El ingeniero de la Unidad de Gestión Vial de la muni de Cañas, Jorge Sandí, explicó que no tener certeza de dónde están las tuberías afectadas, atrasa su trabajo y hace que rompan otras tuberías en buen estado.

“Usualmente son los funcionarios más antiguos los que conocen dónde están las tuberías y a qué profundidad, porque estuvieron en el momento en que se colocaron, pero no existía un registro localizado geográficamente para decir dónde están”, explicó el ingeniero de Cañas.

Salas, gerente del AyA, admitió que los mapas actuales no tienen toda la información necesaria y aseguró que la institución está creando mapas detallados para facilitar los trabajos.

Cuando las instituciones no se hablan

Tanto el AyA como las municipalidades coinciden en que no coordinan bien sus procesos. Sandí afirmó que este problema sucede en todo el país y que los que pagan los platos rotos son los gobiernos locales.

“Siempre que los vecinos tienen una queja, a la primera institución que llaman es la municipalidad, aunque no tenga la responsabilidad. La muni la repara, no le queda de otra porque hay que solventar la necesidad del usuario”, agregó Sandí.

Con el fin de solucionar los problemas de coordinación, el AyA realizó una reunión con todos los alcaldes de Guanacaste en Casa Presidencial en mayo. Los jerarcas discutieron posibles estrategias de coordinación, para que las obras del AyA no interfieran con la pavimentación de calles que hacen las munis y viceversa.

“Eso no significa que en algún momento no vayamos a tener que romper una calle, pero si se puede minimizar al máximo el cruce de trabajos de ambas partes, es lo mejor”, concluyó Salas.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios