General, Crimen

¿Y dónde están esos… que me han robado?

This post is also available in: English

Suele ser muy decepcionante llegar a la casa o local y ver todo revuelto porque alguien ha robado, o bien ir caminando y que de pronto te quiten todo, entonces se expresan oraciones exclamativas como: ¿Por qué son tan…etc, etc…? ¿Es por la sed de dinero que roban? ¿Serán los bienes materiales lo que más desean tener y por eso los quitan? Para muchos la respuesta es sí. Por lo general eso es lo que la persona piensa cuando es despojada de sus pertenencias. Sin embargo, vale la pena conocer más a fondo si existe algo a parte del deseo de querer lo ajeno.

Cabe la posibilidad de que quienes roban necesiten otras cosas y no únicamente los artículos que  roban. Y más aún, puede que dichas necesidades, que nadie conoce, a veces ni ellos mismos; por lo general nunca las pueden suplir. ¿Lo podemos imaginar? Cómo será no poder tener nunca lo que queremos y aunque robe y  robe nada me satisface; pues es un hecho que el robar algo no les da en realidad lo que necesitan porque al final ni se lo dejan para usarlo, y el valor que le dan a lo robado no es ni parecido al real, entonces lo hacen una y otra vez puesto que no hay forma de llenar un vacío psíquico con algo físico, llámese un teléfono o una computadora por ejemplo.

De esta forma, si el vacío no es satisfecho por lo que se obtiene, en este caso el bien que robé, entonces estamos hablando de que no tiene valor para mí, por eso lo vendo a un precio por lo general muy por debajo de lo que le costó a quien lo robé, también porque eso que robé no significa nada para mí, porque al fin y al cabo nada de lo que tienen los demás yo requiero para ser feliz pero si pienso que lo necesito para vivir y más allá de eso me lo deben, porque los demás me deben, aunque yo podría vivir sin los bienes de los demás, es solo que aún no me he decidido hacerlo.

¿Por qué? ¿Por qué optar por esta forma de vida? Bueno, para muchos esto estará arraigado a una forma de vida “fácil” y tacharán a quienes lo hacen de ser personas que no les importa los demás, terminarán por decir que son vagos, que no les gusta trabajar y para quienes la vida no les ha enseñado a vivir con dignidad y más bien a la sombra del irrespeto por lo ajeno y por los demás. Sin embargo, también habrán otros quienes dirán que son personas que la vida les ha dado muy malas vivencias y que no han conocido el amor de parte de otros, solo el maltrato, la desaprobación y el etiquetamiento, en sus años nunca han visto oportunidades y menos tenido una en la puerta y que principalmente por todos éstos motivos creen que la sociedad les debe.

 

Cuándo un día dejen todos, tanto los que roban, como los “robados”, de auto compadecerse y solo ver en los errores de los demás las principales razones de sus tristezas actuales y sus pérdidas, en ese momento vamos a hacer algo por ayudarnos a nosotros mismos y buscar una solución que nos beneficie a todos. Es decir, si me robaron, ¿qué voy a hacer? Preguntémonos sobre las alternativas y propuestas que tenemos para trabajar por una mejor sociedad y dejemos ya por favor de querer enviar a todos a la cárcel. ¿Será que vamos a querer una Costa Rica libre pero prisionera de ella y por ella misma? Mire usted que ya vamos por varios millones en la cárcel, es una emergencia nacional, una necesidad de ideas más inteligentes y provechosas para todos. ¿Qué va usted a proponer hoy? 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios