Regional, Nicoya

Construcción de dos nuevos pozos aliviará escasez de agua en el centro de Nicoya

This post is also available in: English

La escasez de agua y los racionamientos constantes en el casco urbano nicoyano se mermarán con la construcción de dos nuevos pozos de agua que realizó el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), que pretende garantizar agua potable para los nicoyanos por los próximos 30 años.

El proyecto incluye  la construcción de dos pozos con capacidad de producir entre 25 y 30  litros por segundo, con lo que se reforzaría a los pozos ya existentes, además, de la construcción de un tanque de almacenamiento con capacidad para 4.000 m³.

La iniciativa se gestó desde el año 2011; sin embargo, los permisos correspondientes se giraron hasta en noviembre del 2015 por lo que la obras iniciaron en enero anterior. El proyecto es financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por un monto de ¢1.160 millones.

Sebastián Vega, del área de ingeniería del AyA, indicó que a raíz de la cruda sequía y los racionamientos que se presentan ante la escasez del líquido, las mejoras eran necesarias.

“El proyecto consta de dos estaciones de bombeo que alimentarán el tanque de almacenamiento para producir más líquido, con la intención que esto cubra  la necesidad de agua por los próximos 30 años en  Nicoya. Hasta el momento no existe un tanque de almacenamiento que tenga la capacidad suficiente. Estamos hablando a corto y largo plazo”, dijo Vega.

Los pozos fueron construidos en el sector de Varillal,  en la localidad de Curime,  mientras que  el  tanque se construirá en las faldas del cerro La Cruz por medio de la empresa Proyectos Turbina S.A. El proyecto requiere del tendido de 2.500 metros de cañería para conectar los pozos con el tanque.

Las comunidades del distrito central que se verán reforzadas con los nuevos pozos serán:  barrio El Carmen, Chorotega, La Cananga, San Martín, La Mata Buey, Casitas, La Virginia, Guadalupe, La Granja, Barrio Los Angeles, Hondores, Curime, Caimital, Santa Lucía y San Ambrosio.

Las mejoras en el acueducto permitirían mayor producción de agua, capacidad de almacenamiento, mayor capacidad de distribución gracias a que el agua se transportará  por fuerza de gravedad y no por bombeo, ahorrando energía eléctrica. Del acueducto de Nicoya se abastecen alrededor de 31.800 personas.  

Tala por acueducto fue donada a CTP y vecinos

El lote donde se construye dicho acueducto era propiedad del Colegio Técnico Profesional (CTP) de Nicoya por el cual el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA)  debió pagar un monto aproximado de ¢30 millones.

Rodrigo Infante, de la Dirección de Ingeniería del AyA, aclaró que la tala de árboles que se realizó en el sitio donde se construirá el tanque era necesaria y que se realizó una planificación desde el punto de vista de ingeniería ambiental para que el proyecto sea sostenible.

“Esto se coordinó con Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) porque una vez que se concluya el proyecto del tanque, vendría un proceso compensatorio de restitución de la vegetación con plantas nativas de la zona”, indicó Infante.

La madera que se cortó en esta parte del bosque fue donada a los vecinos que hicieron su solicitud por escrito. El CTP de Nicoya recibió 33 árboles que había solicitado de manera formal. Los usos que generalmente se le da a este tipo de madera es convertirla en postes para cercar potreros, cuadrantes o en leña.

De momento las maquinarias de la empresa a cargo realizan trabajos de conformación del plantel y se prevé que para diciembre del presente año, las obras estén concluidas.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios