Medio Ambiente

Opinión: Hechos conocidos y desconocidos del manejo de agua en Guanacaste

This post is also available in: English

«Sólo cuando los ríos se sequen descubriremos el valor del agua». Benjamin Franklin. 

Hace veintiún años atrás, cuando buscaba un lugar donde vivir «feliz para siempre», encontré Paraíso de Guanacaste. Quería vivir y trabajar en un lugar con agua potable y de clima estacional, como en mi nativa California. Como había sido un devoto de las prácticas de manejo de la tierra en el movimiento permaculturista, estaba convencido de que había muchas cosas que se podían hacer para enfrentar los problemas regionales con el agua y, de paso, sentir que estaba contribuyendo, localmente, a solucionar un problema global.

Ahora, con la actual sequía, después de 11 meses de irrigación, estoy escuchando el  çsonido de las burbujas de aire que emanan de la bomba del pozo, y me pregunto si he abarcado mucho y apretado poco. 

Foto por Amalia Jiménez. 

El problema conocido: agua, desarrollo, sostenibilidad.

Durante la guerra de Irak, una de las iluminadas  de la administración Bush sabiamente dijo:

«Hay hechos conocidos. Estos son los que sabemos que sabemos. Hay hechos desconocidos; como decir, hay cosas que sabemos que desconocemos. Pero también hay hechos desconocidos que desconocemos: son los que nos sabemos que no conocemos».

Si usted ve una línea de camiones cisterna detenidos en fila en la calle principal de un desbordado pueblo turístico cercano a la playa, y en pleno apogeo de la temporada alta, con alta demanda de agua, entonces sabe que hay un problema.

Si el aquífero subtérraneo que abacstece a dicha comunidad empieza a tener agua salada, para bañarse, regar las flores, lavar la ropa, y mantener las cajas registradores sonando, entonces, igualmente, se sabe que se tiene un problema.

Resulta, sin embargo, que existen varios problemas sobre éstos problemas. Uno, de hecho, es que muchos no reconocen que existe un problema.

Como el escritor Upton Sinclair amargamente dijo: «Es difícil hacer que alguien comprenda algo cuando su salario depende de su ignorancia«. (Por ejemplo: las recientes revelaciones que demuestran que la petrolera Exxon había estudiado y comprendido la relación entre combustibles fósiles y cambio climático desde la década de los 80, para sencillamente decidir después ocultar esa información).

En la región, quienes han metido la cabeza en la arena con respecto a este problemita de la viabilidad del manto aquífero que, se supone, debe saciar la sed de Tamarindo y alrededores, es la Municipalidad de Santa Cruz. Pero claro: los permisos de construcción generan tarifas; incrementan los valores de las propiedades que, a su vez, incrementan los impuestos.

El hecho desconocido: darle un descanso

Tengo entendido que SENARA, la autoridad nacional del agua, ha recomendado suspender la emisión de más permisos de construcción.Algo así como: “no pongan más pajillas en la copa del trago margarita cuando sólo quedan las burbujas”. La intención es darle un «descanso» al manto aquífero con la esperanza de que se recupere un poco.

Cierto: usualmente después de un período del fenómeno climático El niño, las lluvias regresan y el agua subtérranea se recarga. Sin embargo, al enfrentar la posibilidad de «secarnos» debido al cambio climático, el hecho desconocido es que este tiempo de descanso para el manto aquífero se parece a un doctor que receta dos tabletas de aspirina y un chequeo telefónico al día siguiente.

Hace pocos días tuve la oportunidad de darle un vistazo a uno de estos stickers de «en desarrollo» que la Municipalidad de Santa Cruz coloca en los edificios con la intención de mantener sus arcas llenas, mientras acaba con toda posibilidad de que el manto aquífero se recupere.

Tuve que bajar el cambio a primera para escalar la inclinada colina, ahora cubierta de cemento, que conduce al gigantesco lote en desarrollo fuera de Villareal.

Las buenas noticias: los dueños de una casa en construcción estaban plantando zacate vetiver, de raíces profundas, para asegurarse que la casa de sus sueños permanezca siempre en el punto alto de la colina.

Las malas noticias: algunas personas desconocen por completo el concepto de prácticas inteligentes en relación con el manejo de agua de lluvia, especialmente con lo que tiene que ver con escasez y reducción de los mantos aquíferos.

 

Hechos desconocidos que desconocemos: modelos para vertidos y restauración de las cuencas

Recientemente, nuestro proyecto de cuenca local tuvo la oportunidad de discutir estos «hechos desconocidos que desconocemos» para los estudiantes de la Universidad de La Paz. Al utilizar un simple modelo para vertidos, angular, con paneles metálicos de zinc impermeable, así como otra serie de superficies permeables, los estudiantes fueron capaces de observar y medir la filtración del agua, así como la cantidad de tiempo que le toma penetrar en la tierra, colina abajo, hacia el manto aquífero y las corrientes de todo valle. No es complicado.

El agua de lluvia que se filtra en las colinas, bajo vegetación saludable, baja lentamente por las capas de tierra hasta las corrientes y los vastos lagos de agua submarina que llamamos mantos aquíferos. Si se pavimentan las colinas, como podrían explicarle los estudiantes de la escuela La Paz, menos agua penetra la tierra, más se vierte, las corrientes se secan más rápidamente y se reduce la recarga de los mantos aquíferos. Si la filtración es óptima, ese montón de agua en las colinas ayuda a generar presión hidrostática bajo la tierra, la cual impide al agua salada contaminar los pozos de agua potable.

Varios políticos y regidores regionales han propuesto soluciones para nuestra crisis de agua que van desde propuestas chinas para proveernos con plantas de desalinización, prohibir los campos de golf, robar agua de otros mantos aquíferos, hasta la creación de un «gran canal» para traer más agua desde la represa en Bagaces, pero las respuestas de corto plazo a una emergencia como esta sólo acarrean problemas a largo plazo.

Algunas técnicas, como la restauración de las cuencas, que parece estar localizada en la categoría de «desconocimiento de cosas que desconocemos», pasan completamente desapercibidas. Esta técnica ha probado ser exitosa con anterioridad, incluso en lugares más secos: ríos que renacen en India, lugares áridos en China recuperados para la agricultura, 35 millones de hectáreas en Etiopía restauradas también para la agricultura, castores de río que regresan a lugares antes secos en Arizona.

Sólo se necesita paciencia, comprensión, entendimiento, y prestar atención a un refrán antigüo de sabiduría oriental:

«Para proteger los ríos, cuiden las montañas«. Emperador Yu.

 

Tom Peifer es un consultor ecológico con 20 años de experiencia en Guanacaste. [email protected].

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios