Turismo, Medio Ambiente

A pie o en bici, recorra los senderos en el bosque seco de Las Catalinas

This post is also available in: English

A los cero metros sobre el nivel del mar pueden verse las olas dibujando encajes de espuma blanca sobre la arena de playa Danta. Arriba, desde los 280 metros donde se encuentra el punto más alto de La Catalinas, un mirador revela la inmensidad azul del Pacífico que baña la costa santacruceña.

Desde la cumbre se ve una telaraña de senderos de clase mundial, única en el país, que te lleva del punto más bajo al más alto pie o en bici, y a un precio muy bajo.

La red de senderos privados que ofrece Las Catalinas se diseñó ocho años atrás, antes de poner la primera piedra del proyecto inmobiliario. Según el director de Asuntos ambientales y comunitarios, Michael García, el 80% del terreno (unas 370 hectáreas aproximadamente) se ha destinado a la conservación del bosque seco.

Allí dentro se construyeron más de 30 kilómetros de circuitos zigzagueantes de ciclismo de montaña y caminata , de tal manera que el bosque no solo conserve las fuentes de agua locales y  sea un sumidero de carbono, sino que también ofrezca  espacios para que la gente pueda disfrutar del contacto con la naturaleza.

“Eventualmente queremos hacer un refugio de vida silvestre  tal y como lo dicta la ley”, aseguró García.

La idea de tener senderos fue del fundador de Las Catalinas, un empresario estadounidense apasionado del mountain bike llamado Charles Brewer. El circuito consta de unos 25 kilómetros de senderos clasificados por la International Mountain Bike Association (IMBA) una asociación de ciclismo con sede en Estados Unidos que busca crear pistas con prácticas sostenibles y de bajo impacto para la naturaleza.

Desde los miradores a los que conducen los senderos, puede observarse playa Danta y al fondo los Islotes Pitayas.

Aparte de la adrenalina de los senderos de mountain bike, hay otros seis kilómetros exclusivos para caminata. Son tramos un poco más cortos que, aunque no son de extrema dificultad, tienen gradas y pendientes más fuertes que nos llevan  hasta los miradores.

Los sectores que requieren un poco más de exigencia física están bien identificados en el mapa que puede descargar aquí.

¿Qué necesito saber antes de ir?

El sistema de senderos de Las Catalinas es operado por la empresa Pura Vida Ride. Si usted no tiene bicicleta puede alquilar una ahí mismo y los precios van desde los $50 en adelante.

Si lleva su propia bicicleta o solo quiere disfrutar de los senderos de caminata el precio es de $5. Da igual si elige correr por una ruta corta de 20 minutos, o se aventura a caminar por los sectores más largos que tienen hasta dos horas de duración.

El horario es de lunes a domingo de 7:30 a. m. a 5:30 p. m. En época de lluvia lo ideal es salir antes de las tres de la tarde, y en temporada seca llegar a primera hora en la mañana para evitar las altas temperaturas del mediodía.

Los animales que habitan la zona también buscan escapar del sol y el calor. Por eso la empresa ofrece tours todos los jueves a las seis de la tarde, cuando el bosque comienza a despertarse.

“La otra noche vimos un puma, también topamos con venados, pizotes, zorros, culebras y manigordos”, asegura Jason Albernathy, uno de los dueños de Pura Vida Ride.

Otros senderos con brisa de mar

Senderos de Nosara: Nosara Civic Association tiene una opción gratuita para conocer riqueza natural de las playas Guiones y Pelada. Pueden contactarlos al correo: info@nosaracivicassociation.com  o descargar el mapa en este enlace.

Refugio Nacional de Vida Silvestre Werner Sauter: Protege los bosques y manglares cerca de playa Garza en el distrito de Nosara. Tel:. 2656 0920

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios