Regional

Arsénico en el país será removido en mayo

This post is also available in: English

El problema de arsénico en los acueductos de Guanacaste y la Zona Norte de nuestro país estaría siendo solucionado a más tardar el mes de mayo del próximo año. Así lo ha adelantado a La Voz de Guanacaste, el Dr. Ing. Luis Carlos Vargas, director del Laboratorio de Aguas del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

En octubre, la Contraloría General de la República autorizó al AyA a realizar un concurso, donde se lleve a cabo la contratación directa para el diseño, suministro, instalación, puesta en marcha, operación y transferencia tecnológica de siete sistemas de remoción de arsénico para los acueductos afectados.

Sin embargo, dicho proceder ha tenido un retraso. Vargas indicó que “en este momento el proceso de licitación sigue en pie, pero hubo una consulta de una empresa y se extendió del 15 al 25 de octubre, para que las compañías entreguen las ofertas. Tras la adjudicación o adjudicaciones se harán los pedidos el 12 de diciembre, y en un plazo de cuatro meses se estaría trabajando en la remoción, que esperemos esté finalizada a más tardar mayo”.

Precisamente, en junio pasado la Sala Constitucional ordenó al AyA que en un plazo de seis meses debía determinar las causas de la contaminación, que aún desconocen, y suministrar agua potable en las localidades afectadas. “Cumpliremos con el mandato, pero ya estábamos trabajando desde antes que este. Tenemos un gran compromiso con la población”, añadió Vargas.

La autorización fue por un monto de ¢1.000 millones, y se verán beneficiados los acueductos guanacastecos de Montenegro-Agua Caliente de Bagaces, Falconiana de Bagaces, El Recreo-Quintas Don Miguel-Río Piedras y La Lobra de Bagaces y Bebedero de Cañas; más los alajuelenses de ASA5-Vuelta de Kooper de Aguas Zarcas, Cristo Rey de Los Chiles y Santa Cecilia de Los Chiles.

Dos más detectados

Vargas contó que en los últimos días, salieron dos nuevos acueductos con niveles de arsénico superiores al máximo de 10 microgramos por litro, estos están ubicados en Jabilla y Bagatzí de Cañas. “En Jabilla estaba en 90 la concentración pero ya se bajó a 5, mientras en Bagatzí está en 17 y por el momento le suministramos a la población de ese lugar agua potables por medio de camiones cisternas, mientras estudiamos nacientes cercanas”, aseveró el funcionario.

Según Vargas, hasta setiembre la institución había repartido 7.4 millones de litros de agua potable al mes con los cisternas, un trabajo casa por casa: “Eso sería un promedio de 8 litros por persona, y junto al Ministerio de Salud trabajamos para instalar tanques de agua en las escuelas”, dijo.

“No tenemos contabilizada la totalidad de los gastos, pero al final vamos a invertir poco más de ¢2.000 millones. Se ha resuelto el 70% del problema en el país, y lo que hay ahorita por corregir es el 30% reflejado en estos pueblos. Esperamos que podamos empezar cuanto antes y que no salga ninguna apelación, y tampoco otro caso más”, subrayó el ingeniero.

Por último, Vargas precisó que en zonas como Nicoya, Hojancha o Santa Cruz, no existen datos de existencia de arsénico en sus fuentes de agua, esto luego de llevar a cabo 3.800 análisis en todo Costa Rica, donde se han barrido ya 700 localidades.

El tomar agua contaminada con arsénico, ha sido relacionado con los numerosos casos de Insuficiencia Renal en los cantones de Cañas y Bagaces; sin embargo el Dr. Roy Wong, quien investiga estos casos para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) asegura que esto aún no puede ser confirmado.

Por su parte, los lugareños afirman que sí ha sido parte de esta enfermedad que se ha llevado a decenas de personas a la tumba, y culpan en gran medida a los agroquímicos de las empresas agrícolas instaladas en esa zona, como las de caña de azúcar y arroz.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios