Santa Cruz

AyA estudió el agua de Marbella y ahora busca terreno para abrir un nuevo pozo

This post is also available in: English

Un nuevo estudio del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) confirma que la comunidad costera de Marbella, en Santa Cruz, sí tiene agua para continuar desarrollándose, pero todavía necesita encontrar sitios para perforar más pozos, para que sea sostenible permitir nuevas construcciones. 

El estudio indica que en Marbella se pueden otorgar 1.200 nuevos servicios. Un servicio es equivalente a lo que consume una casa promedio. En el caso de desarrollos inmobiliarios u hoteles, la cantidad de servicios depende de la cantidad de agua que necesiten. 

Este estudio es justamente para tener ese conocimiento hidrogeológico y saber cuánto es el crecimiento que podemos permitir para no tener afectación”, dijo la presidenta ejecutiva del AyA, Yamileth Astorga, en una entrevista con La Voz de Guanacaste. 

Marbella se ubica en Cuajiniquil, un distrito con alto potencial de crecimiento pero con grandes irregularidades. Mientras una parte de la comunidad está preocupada por la explotación de los acuíferos, otra parte presiona por impulsar las construcciones inmobiliarias aún más. 

De hecho, el instituto tuvo que tomar el control de dos pozos ilegales que antes administraban la asada Posada del Sol y la asada de Marbella en febrero del 2019. 

Por ahora, el AyA no está dando permisos para desarrollos hoteleros e inmobiliarios, pero asegura que tampoco está “frenando el desarrollo” de la zona, porque no ha recibido nuevas solicitudes. El plan del instituto es encontrar un sitio para abrir un nuevo pozo de aquí al 24 de febrero. 

“Después de esta fecha empezaría el proceso de perforación final donde si se determina que tal propiedad cumple con lo necesario, se inician las negociaciones con el propietario para la compra de todo el terreno o de una parte”, aseguró el director de Agua Potable de Sistemas Periféricos, Rafael Barboza.

De acuerdo con los entrevistados, la situación que atraviesa Marbella no es única, sino que es el reflejo de una serie de factores que también podrían estar presentes en otros territorios costeros de Guanacaste, por ejemplo: la explotación de pozos sin permisos y la vulnerabilidad de salinización de los acuíferos. 

A continuación un extracto de la entrevista con Astorga, en la que también participaron la subgerente de sistemas periféricos, Natalie Montiel y el director de Agua Potable de Sistemas Periféricos, Rafael Barboza:

– El estudio hidrogeológico más reciente con el que cuenta el AyA para identificar la verdadera capacidad hídrica de Marbella fue entregado en mayo de 2019, ¿correcto?

Sí, y el estudio fue ratificado por el consejo técnico institucional del AyA. Tiene criterios muy estrictos de Minae y Senara.

Antes, en este país, se permitía el crecimiento sin tener un conocimiento de cuánto era la oferta de agua que había en la zona y parte de la salinización que tuvimos en las zonas costeras fue por eso, no sabíamos cuánta era la oferta y no conocíamos los acuíferos. Este estudio es justamente para tener ese conocimiento hidrogeológico y saber cuánto es el crecimiento que podemos permitir para no tener afectación.

– ¿En cuáles otras zonas costeras de Guanacaste el AyA tiene estudios hidrogeológicos como el realizado en Marbella?

Toda la parte del acueducto de Playas del Coco está sumamente explorado en el sentido hidrogeológico. También las zonas de Tamarindo y Potrero. Es un proceso que se lleva mucho tiempo.

– En el estudio de Marbella se concluye lo siguiente: “el acuífero está en capacidad de suministrar el agua requerida sin causarle ninguna afectación”. ¿Podemos concluir que sí hay agua para Marbella?

Hay capacidad desde el punto de vista hídrica del acuífero, pero lo que hay que buscar son los pozos para extraer la cantidad recomendada en el estudio hidrogeológico [21,9 litros por segundo] .

El estudio hidrogeológico incluye varias cuencas que están en la zona, se definieron las cuencas y se define el agua disponible en cada cuenca, entonces dependiendo de dónde se quiere crecer, hay que ver las condiciones de esa zona.

– ¿Hay agua pero con restricciones?

Sí hay agua, pero depende de la zona de crecimiento de Marbella. Lo que hoy tenemos explotado, que es únicamente el pozo de Posada del Sol, produce 4 litros por segundo, entonces aunque el acuífero tenga capacidad de explotar más, actualmente lo que tenemos explotado es 4, y es con lo que tenemos que jugar. De esos 4, hay como 271 servicios actualmente, y ahí es donde está limitada la capacidad de crecimiento con las condiciones actuales. 

No hay que perder de vista la capacidad potencial del acuífero y la capacidad que actualmente estamos explotando.

– El estudio justamente dice que se podría suministrar agua a 1. 200 nuevos servicios aproximadamente. ¿A qué se refiere con nuevos servicios?

Para nosotros servicios puede ser una casa, un proyecto urbanístico, inmobiliario. Pero para poder dar agua a esos 1.200 servicios estamos obligados a buscar nuevas fuentes de agua.

– Específicamente, ¿qué está haciendo la institución para buscar esas nuevas fuentes de agua? ¿más estudios? 

El estudio hidrogeológico menciona las zonas eventuales donde hay todavía disponibilidad de explotación sin someter a un riesgo el acuífero, entonces ya se determinó las zonas donde se podría explotar el recurso hídrico y con esta información de localización es que el AyA se dio la tarea de buscar posibles fuentes. 

Actualmente,los compañeros de la región han ido contactando a propietarios de estas zonas para ya nosotros hacer evaluaciones puntuales para determinar si en ese punto, donde hay una anuencia del propietario a hacer una explotación, hay posibilidades de agua o no. Luego se hace un pozo exploratario para comprobarlo. Vamos de lo más grande a lo más pequeño. 

– ¿Cuánto puede demorar ese proceso de exploración? 

Nosotros tenemos proyectado ya para el 24 de febrero tener identificado este sitio donde eventualmente se podría perforar uno de los pozos. Después de esta fecha empezaría el proceso de perforación final donde si se determina que tal propiedad cumple con lo necesario, pues se inician las negociaciones con el propietario para la compra de todo el terreno o de una parte. 

– ¿Entonces cualquier persona que quiera pedir una disponibilidad de agua en este momento para construir en Marbella, puede hacerlo?

Sí, pero los permisos que estamos dando brindando es solo para el crecimiento vegetativo, es decir, solo para viviendas, o lo que determine la oficina cantonal que no compromete la prestación del servicio.

– ¿Lo anterior significa que hay una limitación para los grandes desarrollos?

A ver, un proyecto puede y tiene el derecho de solicitar disponibilidad de agua, pero nosotros en este momento no estamos dando disponibilidad de agua para grandes desarrollos. En la asada de Marbella están limitados los permisos para grandes desarrollos porque tenemos un limitante en el caudal actual.

Hasta que no busquemos nuevas fuentes basadas en estos estudios que nos dice cuáles de estas cuencas podemos explotar y cuál es su capacidad, entonces hasta ese momento nosotros no podemos dar permisos para otros abastecimientos. 

– Y si llega una solicitud de un gran desarrollador, ¿se dejaría en espera?

Sí, pero queremos aclarar que tampoco hemos recibido ninguna solicitud de desarrollos inmobiliarios en la zona. Nos estamos preparando para tener una capacidad hídrica suficiente para poder afrontar los desarrollos futuros. Insistimos, no estamos frenando el desarrollo de la zona porque no hemos recibido ninguna solicitud.

– Marbella está calificada como una zona de gran desarrollo. Es decir, que parece que será inminente la continuación de su crecimiento inmobiliario ¿Se puede permitir responsablemente?

Se hizo un estudio muy interesante de las proyecciones de crecimiento, junto con la Municipalidad, de todo el distrito de Cuajiniquil, y con eso, hay un compromiso de solicitar una ampliación del estudio porque el potencial de crecimiento de la zona es muy grande y nos obliga a ampliar todavía más, pero eso sería en una segunda etapa. Ya se solicitó una ampliación de área de cobertura para buscar nuevas fuentes

Algunos desarrollos tienen agua propia (un pozo concesionado por el Estado que manejan internamente), pero el Minae ya no dará este tipo de permisos a los desarrolladores, únicamente se los otorgará al AyA.

– ¿Hay posibilidad de tener acceso al estudio que realizaron en conjunto con la municipalidad sobre las proyecciones de crecimiento de Cuajiniquil?

Lo que se hizo fue una consulta de cuánto era el crecimiento, y con una estimación muy preliminar, se habla que en todo el distrito de Cuajiniquil se puede tener hasta una demanda de 3.200 servicios aproximadamente [actualmente hay unos 271). Ahora, esto es potencial en toda la zona, no quiere decir que se vayan a materializar. También depende de si son grandes desarrollos o no, porque aquí estamos hablando de servicios individuales (una única casa, por ejemplo). En el caso de un desarrollo se tiene que hacer el cálculo de cuántos servicios equivalentes requiere cada proyecto.

– Si tuvieramos toda la infraestructura desarrollada, ¿para cuánto tiempo alcanza el agua que tiene Marbella?

Podemos hacer esa proyección hasta tener la fuente de agua definida que vamos a usar. Hay que tomar en cuenta hasta cuánto una fuente de agua puede dar va  a depender de cuánto vos le extraigas. En este caso, que ya tenemos conocimiento de las aguas subterráneas, lo importante es no sobreexplotarlas.

– ¿Cómo no sobre explotarlas?

Tenemos la ventaja que ya el AyA asumió los sistemas de abastecimiento que estaban en la zona, lo cual da una garantía que no se están sobreexplotando los recursos. También el estudio hidrogeológico dice que, dado la vulnerabilidad del sistema, solamente se podrán aprovechar y dar nuevas concesiones al AyA. Es decir, para nuevas solicitudes de pozos, solo se dará permiso al AyA  para consumo humano. Somos el único explotador.

– ¿Están tomando en cuenta las peores proyecciones del cambio climático? Porque una cosa es el agua que hay ahorita y otra es la que podría haber en el futuro.

Estamos empezando a incluir lo de cambio climático como una variable dentro de un plan de seguridad del agua, que es una estrategia para hacer una evaluación de riesgo de nuestros sistemas. Estamos trabajando en ver cómo nos preparamos y adaptamos a las condiciones que vienen. 

– ¿Para el AyA Marbella es una situación particular (un fenómeno en la provincia) o es algo que se está repitiendo en muchas playas de la costa guanacasteca?

Cuando hablamos de Marbella vemos una comunidad costera sin una regularización en algunos de sus pozos y una vulnerabilidad a la salinización. En los sistemas costeros tenemos todas esas condiciones: riesgo de sobre explotación de los pozos porque no tenemos 100% de los lugares con estudios hidrogeológicos (… ) también hay pozos sin permisos. Entonces sí, no es solo Marbella, son muchas variables que nos ponen en alerta en los acuíferos costeros que nos obligan a tomar acciones para disminuir alguna vulnerabilidad. 

– ¿Qué pasó con los pozos que antes administraba la asada Posada del Sol y la asada de Marbella y que ahora son de dominio del AyA?

El AyA está enfocado en solucionar el tema de dos proyectos urbanísticos: Lomas del Sol y Jardines del Sol porque justamente ya estas dos asadas son del AyA.

Nosotros iniciamos un plan de trabajo con el representante de estos condominios que hasta cierto momento el representante cumplió pero que dejó de atender en las siguientes etapas, donde él tenía, entre otras cosas, que traspasar toda esa infraestructura al AyA para poder brindar el servicio. De esta forma, hay acciones legales que todavía están en proceso de una resolución. 

– ¿Esos condominios siguen recibiendo agua? ¿Cuánta agua consumen del total de toda la comunidad?

Ellos tienen un autoconsumo actualmente. Tienen un pozo individualizado que está dentro del condominio Lomas del Sol y se abastecen de esa fuente, pero el AyA está regularizando esto porque ya somos un prestador de servicios dentro de la zona.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios