Regional, Sámara

Sinac investiga a Palí de Sámara por supuesta contaminación a Río Lagarto

This post is also available in: English

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) en área de conservación Tempisque abrió una investigación ante el supermercado Palí de Sámara, por una supuesta contaminación al Río Lagarto.

El estudio arrancó a finales del pasado mes de mayo, por denuncias de vecinos de la región que fueron presentadas ante ese órgano.

“La investigación se trata sobre la posible contaminación por parte del Supermecado Palí Sámara, el cual descarga desde una planta de tratamiento hasta el Estero Lagarto”, confirmó Ciro Javier Montero, funcionario del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) de Nicoya.

Sin embargo, según Montero, de acuerdo a lo indicado por parte del Ministerio de Salud, Palí cumple con los niveles permisibles de contaminación que establece la Ley de Vertidos.

Por su parte, Yolanda Fernández, Gerente de Asuntos Corporativos de Palí, explicó que no puede referirse a la investigación, pues hay un proceso abierto; sin embargo, asegura que Palí cumple con todos los permisos.

“La planta de tratamiento de Palí funciona al 100% de su capacidad y los vertidos de agua que se tienen en ese río no tienen ningún nivel que esté fuera de la ley, todo lo contrario, en el último análisis lo que salió fue menor de 1 coliforme por 100 mL”, aclaró Fernández.

Estos niveles  son considerados adecuados para la natación, aunque agua no clorinada con una presencia de 1,8 coliformes o más por cada 100mL se considera no adecuada para el consumo, según el laboratorio de microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR). La actual regulación del Minae para aguas residuales, modificada por última vez en el 2007, establece un límite de no más de 1000 coliformes fecales por cada 100mL para aquellas que desembocan en otras aguas utilizadas para actividades recreativas de contacto primario como la natación. 

Montero explicó que si la investigación evidencia contaminación, el caso se podría llevar ante un Tribunal Ambiental.

Vecinos incrédulos

Aunque no existen pruebas recientes de que el Supermercado Palí vierte aguas contaminadas en el Río Lagarto, algunos vecinos aseguran que las aguas que salen de tubo de la tienda presentan malos olores y suciedad.

Según Karla Jirón, oriunda de Sámara, los malos olores que se desprenden del tubo de Palí son constantes.

“El agua que sale de este tubo está sucia. El río (Lagarto) con solo verlo da asco. En ese río ahora no se baña nadie. En ese río todo el mundo se bañaba antes que abrieron Palí, ahí yo me bañaba, nosotros hacíamos ahí las fiestas de Juan Santamaría, pero ahora ahí lo que da es asco”, expresó Jirón.

Además, según la pobladora de Sámara, la comunidad se está organizando para recoger firmas y levantar un documento que será enviado al Ministerio de Salud, para exponer el tema del río.

Otro en estar molesto con la empresa es el presidente de la ASADA de Sámara, Carlos Esquivel, quien denunció el caso ante el Concejo Municipal de Nicoya; no obstante, la Municipalidad explicó que no les competen recibir ese tipo de denuncias.

“Es una lástima que una empresa como Palí nos llegue a contaminar el mar. El agua que ellos revierten en el río va dar al final al mar. La planta (de tratamiento) de Palí  puede que funcione con poquita agua, pero con las cargas que recibe Palí no creo que funcione, porque ahí son aguas sucias de la carnicería y son aguas que huelen muy mal”, dijo Esquivel. 

Por su parte, Montero explicó que aunque el Río Lagarto no es considerado de primer contacto, la empresa Palí podría estar generando afectación al Estero Lagarto.

El Río Lagarto desemboca el agua en el estero que lleva el mismo nombre. Los esteros son terrenos pantanos, que por lo general se llenan de agua de río o de lluvia. El Estero Lagarto desemboca en el mar de Playa Sámara.

“La ley indica a ríos de primer contacto a los que son visitados por turistas; sin embargo, en este caso estamos ante la protección de un estero el cual cuenta con una protección especial dada su fragilidad y convenios internacionales de protección”, detalló el funcionario del Minae.

Por otro lado, según Yolanda Fernández, los vecinos de la comunidad cerraron la salida de agua del tubo de vertidos de Palí, en los primeros días del mes de julio por lo que generó problemas con la planta y hubo mayor afectación.

“Taparon la salida de las aguas con cemento y con un tubo de PVC, lo que impedía el flujo normal de las aguas absolutamente tratadas; entonces al no tener salida el agua se devuelve. Al devolverse el agua, cae otra vez en la planta de tratamiento y ahí se mueven los residuos y tienen que volver a salir”, dijo Fernández.

Otras medidas

Además de la posible contaminación, los vecinos de Sámara también se han quejado en contra de los malos olores que se perciben en el parqueo del supermercado por lo que el supermercado ya inició acciones para resolver el problema.

Según Fernández, la tienda está contratando un servicio adicional de recolecta de los desechos, con una empresa debidamente facultada para hacer esta acción. Además los desechos serán congelados para evitar los malos olores en el supermercado.

Aunque hasta el momento Palí no ha participado en ninguna campaña ambiental,  Yolanda Fernández aseguró en un futuro cercano estarán implementando sus programas de responsabilidad social.

“En este momento no estamos con los proyectos en Sámara, pero en un futuro lo vamos a estar, como se ha hecho en todas las comunidades donde operamos. Nosotros tenemos un robusto programa de responsabilidad social, que va desde el tema de los voluntariados hasta donaciones a instituciones sin fines de lucro”, explicó Fernández.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios