Comunidad, Vida y salud, Derechos Humanos

Alcalde de Limón prometió Ebais exclusivo para adultos mayores durante tres campañas. Construirlo es ilegal

GuanaData, un proyecto de La Voz de Guanacaste, investiga el presupuesto público de seis municipalidades del país, entre ellas Limón. ¿Qué van a leer en esta investigación? 

  • En el 2013, Néstor Mattis le aseguró a seis asociaciones de adultos mayores que les construiría un centro de salud exclusivo para ellos, a pesar de que la Caja no puede crear Ebais para poblaciones específicas en el país. 
  • La Municipalidad de Limón pidió 200 millones en recursos a Fodesaf para construir un centro diurno para adultos mayores. Este edificio es el que quieren transformar en Ebais, pero el Fodesaf alega que esto es ilegal. Si la muni insiste, los adultos mayores podrían perder su centro de reuniones. 
  • Las personas de 65 años en adelante son las que votan más en las elecciones municipales. En el 2016, un 43% de esta población acudió a las urnas del cantón central de Limón. 

***

Para Ángela Mcnight, el primer miércoles de cada mes en su calendario significa una sola cosa: debe reunirse con los Dorados del Caribe, una de las seis asociaciones de personas adultas mayores del cantón de Limón que suman 921 miembros. 

Con 74 años, esta antigua auxiliar de enfermería del Hospital Tony Facio es la presidenta del grupo y quien conducía, hasta antes de la pandemia, las reuniones en el Centro de Cuido Diurno para Adultos Mayores (Cecuam). 

“El Cecuam es verdaderamente de los adultos mayores. Desde que entro me siento bien”, asegura Ángela. Como la operaron de la rodilla en dos ocasiones, la emociona mucho una  promesa que le hizo el alcalde de Limón, Néstor Mattis, a ella y a líderes de otras asociaciones a mediados de su primer gobierno, en el 2013: un Ebais exclusivo para la tercera edad.

Casi siete años después, los adultos mayores, siguen votando en elecciones municipales esperando que Mattis cumpla con la principal promesa política de aquel mometo. No hay grupo etario que asista más a las urnas en Limón que los mayores de 65 años.

Sin embargo, esa promesa es prácticamente imposible de cumplir por varios motivos. El primero es que es ilegal. La Municipalidad de Limón construyó el Cecuam en el 2018 con un presupuesto del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf). 

La condición para la transferencia fue que el dinero se invirtiera en un centro diurno, y así se hizo. De hecho, esa es la forma en la que opera en este momento. El edificio, ubicado en Barrio el Triunfo, en Limón Centro, costó ₡200 millones y es uno de los dos centros públicos en Limón que permite que grupos de adultos mayores, como el de Ángela, tengan un espacio para socializar y hacer ejercicio.

En el 2018 la muni pidió a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) transformar el edificio en un Ebais. Al tratarse de fondos públicos, la ley impide cambiar su fin. Si la Municipalidad de Limón insiste, el Fodesaf puede exigir que la municipalidad les devuelva los ₡200 millones que invirtieron. Es decir, tienen derecho a recuperar todos los activos del proyecto, incluido el edificio que hace feliz a doña Ángela y a los adultos mayores de Limón.

El municipio conoce esta falta de respaldo legal desde el 22 de mayo del 2019, cuando Fodesaf envió el primer oficio legal, del cual GuanaData tiene copia. En el documento, rechazan la petición para transformar el Cecuam en un centro de salud. Ese mismo año, sin embargo, Mattis volvió a utilizarlo como promesa de campaña para las elecciones del 2020. 

El director del Fodesaf, Greivin Hernández, confirmó a La Voz que modificar el destino de los fondos es ilegal. Además del oficio enviado en mayo, enviaron otro en julio y noviembre del 2019, y uno más en junio de 2020. GuanaData tiene copia de todos ellos, pero los adultos mayores aseguran que desconocen todo este proceso. 

La segunda razón es que el marco jurídico de la Caja no contempla la posibilidad de hacer Ebais exclusivos para poblaciones determinadas. Para la institución, sus servicios son universales: un adulto mayor, o cualquier persona debería poder usarlos. 

En el 2017, Mattis le presentó un borrador de convenio a la Caja. La Dirección de Proyección de Servicios de Salud lo tenía en «etapa de estudio» desde hacía tres años, hasta que GuanaData envió una consulta el lunes 22 de junio. A raíz de la pregunta, la dirección emitió consideraciones preliminares: “No es procedente crear unidades especializadas ya que el adulto mayor está cubierto por la Red de Cuido”, indicó por medio de un correo electrónico.

En ese correo, la dirección insiste en que no es necesario hacer un Ebais exclusivo porque sus centros de salud cubren las necesidades de un adulto mayor.  Sin embargo, el criterio emitido todavía no es el final: el borrador del convenio puede volver a la muni para que hagan correcciones y reenviarlo a la dirección para un nuevo estudio. Tanto la muni como la dirección admiten que, por la pandemia, no esperan actualizaciones pronto.

Limonenses

El CECUAM es uno de los proyectos en los que como Alcalde he tenido la oportunidad de ver crecer desde cero,…

Posted by Néstor Mattis Williams on Tuesday, August 20, 2019

 

Preparse para el futuro

Los adultos mayores insisten en la necesidad de tener un centro de salud para ellos. En diferentes entrevistas con GuanaData, contaron que se sienten incómodos desde el momento en que ponen un pie en una clínica de la Caja. 

“La población costarricense todavía no entiende lo que es llegar a ser un adulto mayor”, contó Ángela. “Cuando las personas mayores llegamos a un Ebais, los demás pacientes se enojan porque nos atienden de primeros. Los doctores también pierden la paciencia y no nos explican con tanto detenimiento”.

El director regional de Limón, Wilmar Rojas, asegura que un centro médico especializado serviría para prepararse para el futuro, porque la población mayor en todo el país está en aumento.

El cantón de Limón centro es el segundo más poblado de la provincia, después de Pococí. Para el 2020, un 12,5% de la población de esta zona son personas de más de 60 años, de acuerdo con el Centro Centroamericano de Población. Para el 2050, este porcentaje va a duplicarse hasta alcanzar un 26,3%. 

Con Cecuam cerrado por la pandemia, sus  visitantes han comenzado a hacer reuniones por videollamada. Ángela lo hace así con “los Dorados”. Para ella, es una garantía de que, cuando termine la cuarentena, podrá abrazar a sus amistades y dirigir reuniones en el salón. El virus es también un recordatorio constante de la promesa que Mattis y la Municipalidad siguen sin cumplir.

Un lugar que devuelve vida

El Fodesaf tiene un mecanismo que se encarga de financiar proyectos que fortalezcan la Red de Cuido del Adulto Mayor. La municipalidad aplicó a ese programa en el 2015 y así construyó el Cecuam el 19 de febrero de 2018. 

A simple vista, el edificio parece un salón comunal más en el que el calor del Caribe se queda atrapado. El espacio lo componen dos paredes, seis mesas plegables y sillas de plástico. Pero cuando los más de 800 adultos mayores llegan, el centro cobra vida. En las tardes, las mujeres aprenden patrones de bordado, los hombres juegan dominó, y todos hacen clases de zumba.  

“Antes de que todos tuviéramos que guardarnos en la casa, el lugar devolvió la vida a los adultos mayores de Limón”, dice Ángela, “No puedo explicar lo bien que se siente tener un lugar que es apto para nosotros en donde podemos reunirnos y estar seguros de que no molestamos a nadie”. 

Ángela cuenta que antes del Cecuam no había muchas opciones de centros públicos para adultos mayores. Algunos podían pagar un salón en el icónico edificio del Black Star Line, previo al incendio de 2016. No obstante, la mayoría no lo hacía porque no tenían los recursos o porque el personal les retiraba del espacio cuando aparecía otra actividad.

Fodesaf financió el Cecuam justamente para cambiar esta situación. Su  director, Greivin Hernández, dijo que la Muni aún no les ha presentado  el informe final de la construcción del proyecto. «Falta que coloquen la placa de identificación y justifiquen las diferencias entre el equipo programado y el equipo adquirido”, dijo Hernández. Así se lo hicieron saber al municipio en un oficio de prevención.

Al Cecuam todavía le hacen falta unas poleas para hombros, una bicicleta estacionaria, camillas de atención médica y equipo de terapia física, como una caminadora. La municipalidad argumentó que el costo del edificio fue mayor del que se presupuestó y que esperan poder comprar el equipo cuando termine la pandemia.

 

Nestor Mattis y la municipalidad de Limón inauguraron el Cecuam 19 de febrero de 2018. Créditos: Roberto Cruz.


Tercera imposibilidad: no hay presupuesto para el Ebais

El convenio que la muni entregó a la Caja proyecta que el Cecuam pasará a ser un centro médico y detalla la construcción de dos etapas más: un salón multifuncional, que reemplazaría la zona recreativa actual, y una piscina. 

La promesa de Mattis esconde un problema más: incluso si el edificio pudiese cambiar de propósito y convertirse en Ebais, la municipalidad no tiene presupuesto para construirlo. 

La encargada de proyección social de la muni, Kimberly Chollette, dijo a La Voz que antes de la pandemia contaban con ₡50 millones del presupuesto municipal para invertir en el Cecuam, pero se ejecutó este año en remodelaciones para el edificio. 

“Como ahora está vacío por la pandemia estamos aprovechando para colocar la malla perimetral y un sistema de evacuación de aguas», dijo Chollette. 

«Nosotros estamos esperando a que se apruebe el convenio para comenzar a hablar de presupuesto. Con toda la situación del COVID-19 no creo que se vaya a presupuestar ese gasto para el 2021, pero serían aproximadamente ₡60 millones”, agregó la funcionaria.

El borrador del convenio establece que la Caja contrataría el recurso humano: una persona médica, una enfermera y una persona que maneje el sistema de citas y recetas en línea. 

La municipalidad pagaría por la infraestructura, servicios de aseo, seguridad, vigilancia y comprar todo el equipo médico necesario. 

De acuerdo con Meditek, una de las empresas que ha sido proveedora de equipo médico para la Caja, implementos básicos como camillas cuestan entre $4.300 y $7.000. El precio sube conforme el equipo se especializa. Por ejemplo, una sola máquina para hacer radiografías puede llegar a costar hasta $200.000. 

Cuando la pandemia acabe y las personas adultas mayores vuelvan al Cecuam, encontrarán una versión mejorada del lugar que tanto aprecian. Pero para reemplazar el salón recreativo, hacer la piscina y equipar el Ebais, no hay dinero.

 

Aparte del Hogar de Ancianos Víctor Manuel Casco Torres, el Cecuam es el único centro público y exclusivo para la población mayor en el cantón. Créditos: Roberto Cruz.


¿Por qué hacer un Ebais exclusivo?

El director regional de Limón, Wilmar Rojas, afirma que crear centros de salud para poblaciones específicas, como adultos mayores, sería lo ideal. 

“Un centro exclusivo va a dar a este grupo de población una atención diferenciada y priorizada. Nos va a permitir tener una detección temprana de las patologías más frecuentes que afectan la salud de los adultos mayores. Por ejemplo, el Alzheimer o el cáncer”, afirmó el Dr. Rojas. 

Un diagnóstico oportuno es una noticia positiva para todos los pacientes, pero en los adultos mayores puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. El Dr. Rojas señala que el Ebais beneficiaría también a la población menor de 65 años porque ayudaría a descongestionar el sistema de salud general al liberar espacios en el área de salud de Limón y en la Estrella. Estas dos áreas cubren el cantón con 10 y 5 Ebais, respectivamente. 

El cantón central es el que atiende a más personas adultas mayores, incluso cuando Siquirres es el más poblado de la provincia. Para el 2019, mientras el área de salud de Siquirres atendió 20.689 pacientes de 65 años o más, en el área de salud de Limón fueron 25.503 y en la Estrella a 4.391.

El único especialista de geriatría y gerontología de toda la provincia trabaja para el área de salud de Siquirres, a una hora en carro del centro de Limón. Sin una persona que entienda el ritmo de vida de los mayores, diagnosticar es más difícil.

“Nosotros hemos recibido retroalimentación de esta población, no solo en Limón, sino en todo el país”, explicó la  directora del área de salud de Limón, Kency Evans. “Nos dicen que aparte del rechazo de los demás pacientes, las consultas las sienten sumamente breves y aveces no les explican las recetas con paciencia”, detalló.

Un Ebais exclusivo es una posibilidad para que los adultos mayores de Limón puedan tener, por primera vez, atención médica que les ayude a entender sus condiciones y en la que no crean que le quitaron el campo a otra persona. 

El año pasado probaron esto por primera vez. El Cecuam y la CCSS comenzaron a realizar ferias de salud en el centro. Una vez al mes, les visitan para poner vacunas o hacer controles dentales.

José Luis Núñez agradece este cambio a sus 73 años. Al igual que Ángela, él forma parte de una asociación de pensionados, Grupo Recope, con 43 adultos mayores limonenses. 

“A mí me estaba dando pereza ir al Ebais normal porque me recetaban un tratamiento para una enfermedad y al siguiente mes, como me atiende otro doctor, me recetan otra cosa. Cuando hagan el Ebais del Cecuam, el médico nos va a conocer a todos y nuestra información va a estar conectada”, aseveró Núñez.

Cumplir una promesa de hace dos gobiernos 

Cuando el Tribunal Supremo de Elecciones anunció que este sería el tercer gobierno de Nestor Mattis como alcalde de Limón, Mayron Vega sintió alivio.  

“Mattis ha sido un pilar para nosotros. Agradecemos a Dios que este año volvió a quedar para que siga el proyecto del Ebais. Cuando llega otro político, el nuevo quiere borrar lo que hizo el anterior”, contó Vega, que es presidente de Asnape, el grupo más grande de adultos mayores del cantón

Los adultos mayores de Limón son una población activa y numerosa. 

Así como los “Dorados”, con 61 miembros, existen otros cinco grupos que comparten el Cecuam: Grupo Pura Vida con 52 miembros, Asociación de Personas con Discapacidad de la Región Caribe con 30, Grupo Recope con 43, Grupo Millenium con 35, y el Grupo ASNAPE. Este último lo componen personas pensionadas de la Caja y sólo en Limón centro hay alrededor de 700 miembros.

El 2020 es el tercer año consecutivo en el que Mattis asume la alcaldía. Cuando ganó el puesto por primera vez en el 2010, el abstencionismo del cantón central de Limón llegó al 76%. En el 2016 un 60,2% de la población no fue a votar y en 2020, el porcentaje fue de 65,42%.   

Sin embargo, la participación de adultos mayores es más fuerte que la del resto de la población. En el 2016 un 39% de las personas menores de 65 años participaron en las elecciones municipales, mientras que un 43% de los adultos mayores votó. Esta población representa un 11% de los votantes en Limón.

Las poblaciones que más sienten la ausencia histórica del Estado tienden a tener mayor apego a los gobiernos locales, opina el investigador del Programa Estado Nación, Ronald Alfaro, quien observa que los cantones más alejados del centro tienden a participar más en las elecciones municipales que en las nacionales.

“La misma ley es un incentivo para que una persona, como el alcalde, se quede en el poder por mucho tiempo porque no limita la cantidad de años. Aprenden a maniobrar esas circunstancias: las clavijas que tienen que mover para asegurarse de que los bajos niveles de participación garanticen su continuidad”, afirmó Alfaro. 

El analista destacó que esto converge con otro fenómeno a nivel país. Aunque dentro del padrón electoral hay más personas menores de 60 años, quienes votan más son las personas mayores de 60.  

“Si una persona queda en el poder por una cantidad indefinida de tiempo, puede ser perjudicial porque va a  continuar ofreciendo servicios solo a una población, la que lo mantiene en el poder, mientras ignoran otras. El problema es cuántas de esas expectativas pueden cumplir. Fácilmente, una esperanza puede convertirse en una desilusión”, advirtió Alfaro.

********

Esta nota forma parte de la cuarta edición del proyecto GuanaData, que en esta ocasión es llevado a cabo por La Voz de Guanacaste en conjunto con el International Center for Journalism, gracias a una beca de la embajada de Estados Unidos. GuanaData pretende analizar los presupuestos de seis gobiernos locales del país con el fin de transparentar la función pública y combatir la corrupción dentro de las municipalidades. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios