Regional, Medio Ambiente, Sámara

Coma termitas y lávese con semillas en un tour de senderos de Sámara

This post is also available in: English

Antes de inscribirte para el reality show Survivor, tiene que recibir algunos consejos de Alvaro Terán Sauter durante una caminata en la Reserva Biológica de Werner Sauter con Sámara Trails.

En el transcurso de la caminata, Terán te hará probar como aperitivo unas crujientes y diminutas termitas con un alto contenido de proteína y con sabor a madera, para luego comer pétalos de flores de postre. Bueno, está bien, las termitas son opcionales, pero sólo una persona en nuestro grupo del tour decidió no probarlas.

Terán también nos mostró cómo construir una casa completa al estilo de un “rancho” con materiales de laselva, además como se puede lavar los platos con jabón del árbol de Guanacaste y utilizar hojas de “raspa” como esponja de fregar.

La caminata de cuatro kilómetros a través de una plantación de mango, una reserva biológica y un proyecto de reforestación es uno de los recorridos más informativos de la zona, si quiere aprender acerca de la flora y faunalocales.

Terán estudió ingeniería agrícola en la Universidad EARTH, centrándose en una mezcla de ecología, biología y agricultura orgánica. La reserva biológica fue fundada por el abuelo de Terán, Werner Sauter, hace 28 años. Eran potreros para ganado en ese entonces, pero difícilmente se nota ahora, ya que el bosque tropical seco está volviendo a crecer rápidamente.

Además, en junio se inició un programa llamado “Not Gone Yet” (No se han ido aun), con el objeto de plantar 800 árboles alrededor de la reserva para aumentar la diversidad de especies. Hasta el momento se han plantado 150 árboles, incluyendo Caoba, Cenízaro, Cocobolo, Cortez Amarillo, Cortez Negro, Cristobal, Guanacaste Blanco, Guayacán Real, Ron Ron y Tempisque. Los niños de la escuela de Sámara ayudaron a plantar 50 de esos árboles.

Descansamos en la cima de la montaña, a 221 metros sobre el nivel del mar para ver la puesta de sol sobre Playa Sámara y comer unos trozos de piña, sandía y barritas de avena. Los pizotes con su agudo olfato percibieron elaroma de la fruta y pronto estuvieron hurgando entre la maleza cerca de nosotros. También nos quedamos encantados de ver gran variedad de aves, mariposas y, por supuesto, los monos aulladores.

“Espero que hayan aprendido de la selva”, dice Terán cuando vamos camino de regreso por el sendero de la montaña. “Ese es el objetivo de mi abuelo y el mío.”

El recorrido generalmente dura de 3 a 3 horas y media y se recomienda llevar buen calzado. La tarifa normal para adultos es de $35 y para jóvenes menores de 18 años es de $15. Para obtener más información, póngase en contacto con [email protected] o llamando al 8835-9040.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios