Regional

Comunidad de Ortega quiere que lagarteada sea patrimonio cultural y Concejo de Santa Cruz la apoya

La Asociación Integral de Ortega quiere que la tradición de la lagarteada sea reconocida por el Estado como una actividad fundamental en la identidad cultural del pueblo y que se la reconozca como Patrimonio Cultural Inmaterial.

El vicepresidente de la asociación, Álvaro Cascante, aseguró que están preparándose para tramitar la solicitud. Entre sus planes está realizar una actividad, el 31 de mayo próximo en la comunidad, para recaudar fondos que les permita cumplir con todos los requisitos para solicitar la declaratoria.

La Lagarteada ha sido mutilada, cercenada, año con año. Queremos que nuestras tradiciones se reconozcan”, dijo Cascante quien también es el coordinador de la Asociación de Lagarteros.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial (Conapaci), encargada de avalar o rechazar la solicitud, la declaratoria es “un reconocimiento a la trayectoria, saberes y significados de las prácticas culturales, hecha por solicitud de las comunidades”. 

La actividad de la asociación recibió el aval del concejo municipal de Santa Cruz el 7 de mayo pasado, cuando los regidores también aprovecharon para externar su apoyo a la actividad.

Cascante recordó durante la sesión cómo el concejo había firmado un año antes un acuerdo que también apoyaba la celebración de la lagarteada.

Originalmente la tradición consiste en cazar un cocodrilo en el río Las Palmas en Viernes Santo para luego llevarlo a una pileta en el centro del pueblo y liberarlo al día siguiente.

Tradición bajo la lupa

En 2018, el Sistema Nacional de Área de Conservación (SINAC) prohibió por segunda vez la actividad y dijo explícitamente en un comunicado de prensa: “La lagarteada es una actividad prohibida en Costa Rica, por la Ley de Conservación de Vida Silvestre y su Reglamento”.

Como justificación, el SINAC aseguró que los cocodrilos están catalogados como una especie con una población reducida en el país, que debe ser protegida.

Ningún animal debe ser sometido a malos tratos ni a actos crueles. Y ningún animal debería ser explotado para esparcimiento del ser humano. Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal”, sentenció la entidad.  

Según Conapaci, la comisión debe tomar en cuenta las leyes del país para dar una declaratoria cultural como la que pretende la ADI de Ortega.  

Para Cascante, la lagarteada no constituye ningún tipo de maltrato ni delito y reconoce que en el pasado los participantes de la lagarteada ingresaban al río con varas con “picos” que introducían en el agua para buscar a los cocodrilos, pero que ahora los lagarteros solo golpean el agua para que los animales salgan.

La declaratoria la vamos a obtener, es casi un hecho. Lo que es prohibido es sacar el cocodrilo del agua y eso no lo estamos haciendo. Tenemos todo para demostrar que la lagarteada es una tradición”, concluyó el líder lagartero.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios