COVID-19, Santa Cruz, Liberia

COVID-19 en Guanacaste: Liberia y Santa Cruz concentran casi el 70% de casos activos

This post is also available in: English

Al 21 de enero, Guanacaste reporta 2.472 casos activos de COVID-19, convirtiéndose en la provincia con menos contagios en todo el país, el mismo puesto que ocupa en cantidad de población según datos del Instituto de Estadística y Censos (INEC). Aún así, la provincia permanece vulnerable, pues a la fecha casi el 70% de los casos están aglomerados en dos cantones: Liberia y Santa Cruz, y su capacidad hospitalaria entra en riesgo.

La presencia de más casos en Santa Cruz corresponde, entre otros factores, al rompimiento de los protocolos contra la pandemia en las celebraciones de fin de año, según el coordinador de vigilancia epidemiológica del cantón, Luis Alonso Matarrita.

El efecto de este incremento nosotros lo hemos venido sintiendo sostenidamente desde el mes de diciembre. Comenzamos a ver un aumento exponencial de los casos desde finales de diciembre, y en enero, estas primeras semanas, mantenemos una incidencia del incremento del contagio”, dijo el también médico.

Matarrita afirmó que el comportamiento de los casos varía constantemente. Por ejemplo, la semana pasada el Área de Salud reportó una baja de pacientes COVID-19 positivos, pero a mediados de esta semana los casos aumentaron nuevamente.

Los datos del Ministerio de Salud, analizados por Agustín Gómez, coordinador estadístico del Observatorio del Desarrollo de la Universidad de Costa Rica (UCR), le dan la razón. En Santa Cruz, la tasa R, que determina el promedio de personas contagiadas por cada infectado, pasó de estar en 0,96 durante la segunda semana de enero a bajar a 0,45 en la semana pasada. En total, por cada mil habitantes del cantón, 25 están contagiados.

El 20 de enero, el Ministerio de Salud contabilizó 13 casos en Santa Cruz, cuando el cantón venía reportando entre tres a cuatro contagios los días previos.

El caso de Liberia es aún más grave: la tasa R se mantiene entre 0,8 y 0,6 desde el 25 de diciembre. Un comportamiento más parecido a los de cantones dentro de la Gran Área Metropolitana, donde existe un mayor número de casos a nivel nacional.

Estos aumentos y bajas son un reflejo de los comportamientos que pudieron darse en ciertos cantones, son el reflejo del comportamiento de la población. (..) Debemos recordar que los datos que presenta el Ministerio presentan un retraso. No necesariamente corresponden a personas que se contagiaron hace una semana o quince días atrás”, afirmó el estadístico.

Entonces, ¿cómo está la capacidad hospitalaria? En este momento Santa Cruz cuenta con una unidad para atender a pacientes con síntomas de enfermedades respiratorias en la clínica central del cantón. Esa área de salud ha atendido al menos a 3.000 pacientes sospechosos de haber contraído el virus desde el inicio de la pandemia.

El epidemiólogo del cantón Matarrita afirmó que, conforme los casos COVID han aumentado en el cantón, el personal de esa unidad también ha presentado un mayor número de contagios.

Hemos presentado muchos compañeros afectados por la enfermedad, o sea, contagiados (por COVID-19). Casos de médicos, enfermeras, personal de limpieza e inclusive en algunos casos hasta choferes de ambulancia. Porque es un personal que está puesto mucho al paciente, que se enfrenta con la enfermedad todos los días. Entre más casos lleguen, más se arriesgan”, cuenta el coordinador.

El personal de este consultorio solo puede evaluar, examinar y diagnosticar a los posibles pacientes, más no tienen capacidad para hospitalización. Es decir, de haber un incremento de casos santacruceños graves por COVID-19 , los pacientes deberán de ser trasladados al Hospital de La Anexión, en Nicoya o el Hospital Enrique Baltodano Briceño, en Liberia, dependiendo del nivel de riesgo de cada paciente.

Hasta el 21 de enero, La Anexión cuenta con 17 de 21 camas COVID disponibles para casos leves y moderados. En el caso de Liberia, el hospital posee cinco camas libres para pacientes críticos y severos y 17 para casos moderados y leves. El hospital también cuenta con dos camas para pediatría y cuatro para ginecología. Estos datos pueden variar cada minuto.

Debido al incremento de casos en la región, el hospital Enrique Baltodano ha hecho traslados al Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia y al Hospital México para mantener la capacidad de los servicios de hospitalización.

En lo que va de enero, el hospital de Liberia ha realizado nueve traslados de pacientes COVID-19 a San José, según datos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

¿Una raza diferente?

Ese aumento no se debe a una nueva variante del coronavirus, como las que se han identificado en países como Reino Unido y Brasil. Para la viróloga Eugenia Corrales Aguilar, las estadísticas del virus reflejan la vida de la población en cada región. El aumento de casos en algunos cantones habla sobre el estado general de la población que vive ahí, los hacinamientos que existen y las prácticas del comportamiento de las personas que viven ahí, explicó.

No hay una diferencia de raza o de virus, la diferencia de contagio las hacemos las personas en cómo nos comportamos. La diferencia está en dónde vivimos, en nuestro sistema de salud y las inequidades de salud que hay en cada región”, afirmó Corrales.

Es decir, el aumento o baja de casos en un cantón dependerá en cómo la población acate las medidas del Ministerio de Salud, pero también en las condiciones de cómo vivan y cuán rápido puede responder el personal de Salud ante los posibles casos.

Santa Cruz, por ejemplo, no tiene la capacidad de hospitalizar inmediatamente a un paciente con COVID-19. El doctor Matarrita afirma que, dependiendo de la disponibilidad de camas en los hospitales, los pacientes pueden ser hospitalizados en minutos o inclusive horas, cuando es necesario llevarlos a los hospitales de la Gran Área Metropolitana.

Para Corrales, zonas como la guanacasteca corren aún más peligro ante contagios masivos, pues no hay forma de atender a decenas de pacientes graves con el equipo disponible en este momento.

No es lo mismo la cantidad de camas de UCI en Liberia, ni el nivel de (camas de) Críticos que tiene Liberia, con el nivel de (camas de) Críticos que tiene el (hospital) San Juan o el México. Por eso es que vemos los traslados de las áreas rurales, porque no hay la misma capacidad”, explicó la viróloga.

Distanciamiento y cuidados deben continuar

Corrales enfatizó que la población debe tomar en cuenta que pese a una reducción de casos o la llegada de vacunas, de igual forma deberán tomar medidas de salud para evitar el contagio. “La gente piensa que esto ya terminó, pero al hacer eso le estamos dando espacio al virus para desarrollarse en algo más peligroso. Uno ve lo de Santa Cruz u otras fiestas que hacen y puede que el 2021 sea aún peor que el 2020”, enfatizó.

El doctor Matarrita, por su parte, cree que los casos por las celebraciones en la segunda semana de enero darán un “golpe muy duro” al sistema de Salud santacruceño. Por esta razón, solicitó seguir los protocolos de limpieza y de distanciamiento necesarios para evitar una saturación en el sistema.

Ojalá todos puedan entender que estamos viviendo tiempos diferentes. Que las fiestas más adelante se podrán hacer, pero que ahorita, en la medida de lo posible y por favor, colaboramos con las autoridades sanitarias y evitemos todo tipo de festejos”, enfatizó.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios