Turismo, Entretenimiento

El tesoro de Matambú, un nuevo desafío en Nosara

This post is also available in: English

Las alarmas empiezan a sonar. Se acaban los minutos para encontrar la piedra con el espíritu de un rey chorotega atrapado en su interior. Llevamos casi 60 minutos buscándola en un apartamento rodeado de enigmas y tablas de surf. En ese momento, comienzan a gritarnos en la puerta que salgamos con las manos en alto.

Suena a película de Harrison Ford, pero estamos en una cárcel de acertijos y tensión llamada El Tesoro de Matambú. El primer escape room en Guanacaste.

Quien nos grita es Maxime Viellard, el gerente, un francés de 26 años que usa un sombrero de Indiana Jones. El mismo que nos dio las instrucciones con una emoción contagiosa, que nos hizo sentir que el juego ya había empezado sin haber puesto un pie dentro dentro de la habitación.

La habitación fue diseñada desde cero por él y sus dos socios, de apenas 14 y 15 años. Su magia está en esa combinación de imaginación adolescente y la experiencia de Max en ajedrez y los juegos de mesa con los que se crió.

Cuando llegamos, el francés nos hizo un pequeño resumen de lo que encontraríamos dentro: dónde no deberíamos perder el tiempo buscando pistas y qué hacer si tenemos algún problema.

Mientras caminábamos hacia nuestro propio encierro, nos contó un poco sobre la temática que rodea el lugar. La historia de El Tesoro de Matambú es una combinación de la cultura chorotega y el surf, deporte por excelencia en Guiones. Asegura que este es el único escape room de país en introducir temáticas costarricenses.

Si me hubiera dicho a mí mismo hace cuatro años que iba a ganarme la vida poniendo a las personas a resolver acertijos en un cuarto, no me lo hubiera creído”. Max Viellard, Gerente.

Una vez dentro, Max nos deseó suerte y se fue dando un portazo a nuestra espalda.

Muchos de los acertijos se resuelven mediante números y claves, por lo que el idioma no es una barrera a la hora de jugar.

Adentro

Por obvias razones no podemos dar muchos detalles de El Tesoro de Matambú. Sin embargo, podemos contar que en cada desafío abundan los símbolos y números, lo que vuelve el juego mucho más universal.

Aunque 60 minutos parece tiempo suficiente para resolver un problema, los minutos se evaporan cuando la mente corre contra el reloj. Reloj que decidieron no poner dentro de la habitación para no distraer a los jugadores. Lo sustituyeron por una alarma que suena cada diez minutos.

Esta experiencia la han ido recopilando Max y sus socios resolviendo otros escape rooms en Costa Rica y el exterior. Han replicado lo que les gusta y mejorado lo que no. Ese rápido aprendizaje los tiene de cara a abrir su segunda habitación en el mismo edificio acá en Nosara, a poco más de seis meses de haber iniciado.

Un nuevo reto

Para este mes de julio Nosara Escape estrena Plasma Reaction. Una nueva habitación inspirada en el trabajo del astronauta costarricense Franklin Chang-Díaz, con desafíos completamente distintos.

Si quiere intentar algo diferente al turismo convencional de Guiones, Nosara Escape abre todos los días de la semana de 9 a.m. a 7 p.m. y tiene un costo por persona de $25 o ¢10.000 para nacionales.

Se puede hacer en grupos de dos a siete personas, y no hay un mínimo de edad requerida, sólo una mente rápida y creativa.

Si desea reservar un espacio puede llamar al: 8661 7673.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios