Regional, Nicoya, Medio Ambiente

Extraña sequía afecta a comunidad en Nicoya

La comunidad rural de la Esperanza Norte de Nicoya, con una población de alrededor de 200 habitantes, se ha declarado con un problema de crisis de agua potable provocada por la sequía del verano y posiblemente por los efectos del terremoto que azotó la península de Nicoya el año pasado.

Aunque en las ultimas semanas los vecinos de La Esperanza comentaron que ha estado lloviendo de manera esporádica, desde enero de este año, ellos han estado sufriendo una aguda escasez de agua, un problema totalmente atípico en esta zona ubicada a más de 800 metros sobre el nivel del mar y que se ha caracterizado mas bien por poseer importantes mantos acuíferos, que los mismos especialistas han destacado como parte de la riqueza natural de la zona.

Para Carlos Piñar, dirigente comunal, la situación es grave: “En mis 45 años de vivir aquí nunca había visto esta crisis de agua”, afirmó. Mientras tanto, José Briceño, presidente de la ASADA local, indicó que la situación se les salió de control: “En la escuela y colegio los güilas no tienen agua y nos sentimos impotentes ante la falta de recursos”, relató.  

Por su parte Adrian Morales, Presidente del comité estudiantil, calificó de caótica la situación: “No podemos utilizar los baños; debemos salir temprano porque no hay almuerzo. Esto es un caos y hasta estamos en peligro de una epidemia”, dijo. Conversamos con los vecinos y nos comentaban algunos que deben recorrer más de un kilómetro para poder ir a traer el agua, lavar la ropa y uniformes de los niños y demás.  

Ante la agudeza de la situación, las distintas autoridades competentes han abordado el caso con preocupación para buscar una solución viable al asunto, sin que hasta ahora esa solución se haya hecho efectiva. Personeros del AyA han estado en la zona, en marzo se efectuaron  estudios por parte de ingenieros de la institución, y de siete fuentes estudiadas, ninguna reúne las condiciones mínimas suficientes para abastecer a la comunidad, tal y como lo dio a conocer el Ingeniero Esteban Morales, del departamento de Gestión de la Región Chorotega. Dadas esas circunstancias los especialistas recomendaron la excavación de un pozo profundo, para lo cual ya se hizo un estudio y se está en espera del resultado.

Marco Jiménez, Alcalde de Nicoya, se comprometió a ceder la maquinaria para la excavación del pozo, pero esto debe esperar a que salgan los permisos de impacto ambiental por parte de MINAET (Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones) y los resultados del estudio geológico que está a cargo de la geóloga Sofía Ramírez. Mientras se realizan todos esos trámites, los vecinos levantan el clamor al cielo para que se estabilice la estación lluviosa para palear el faltante de agua, aunque de forma temporal, mientras se realizan los trabajos correspondientes.

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios