Regional, Sámara, General, Estilo de vida

Gracias Sámara

This post is also available in: English

He cambiado. Después de sólo unos pocos años de vivir en Sámara, soy una persona diferente y me gusta mi nuevo Yo. Hace poco visité a mi la familia en los EE.UU. y mientras paseaba decidí mirar a las personas, sonreír y decir “Hola” a la gente que pasaba. Algunos estaban visiblemente incómodos, tal vez hasta parecían tener miedo. ¡Y todos los chunches que hay en los EE.UU, por Dios! Una máquina para hacer té frío, ¿de verdad? – solo hay que verter agua sobre el saquito de té y esperar, agregar hielo. ¿Se necesita una máquina especial para esto?

Cuando camino por Sámara es raro no ser saludado por cada Tico que pasa y también por la mayoría de los expatriados que viven aquí y que han cogido el hábito. Puede parecer una cosa pequeña, pero es importante. Estar conectado con la gente te hace más feliz y saludable. Uno se da cuenta del hecho de que todos somos parte de algo más grande que nosotros mismos.

Cuando un Tico tiene que hacer o arreglar algo, él mira a su alrededor buscando lo que tiene a mano y aprende a usarlo o repararlo. Algunas de las soluciones son ingeniosos. El poliestireno y cartón valen de oro. ¿Kit de herramientas? Se llama Machete. Los trapos o alfombras se convierten en cuerdas o redes. Una botella puede ser un rodillo. He visto joyería hecha con semillas de sandía y hay una silla rota atada al poste de la cerca en la escuela, con asientos para parada de taxis. ¿Tirar a la basura una silla porque le falta una pierna? ¡Jamás!

Yo creía que a mi edad mi personalidad ya más o menos estaba establecida. Pero cuando recientemente hice un exámen llamado Myers Briggs como parte de un proyecto de investigación para un ex alumno, me enteré de que la personalidad no es algo fijo. La primera vez, hice la prueba en la universidad, y luego un par de veces como parte de las entrevistas de trabajo y programas de formación corporativos. Siempre he sido un INPJ coherente, que significa Introversión, iNtuición, Pensamiento, Juzgar. La Fundación Myers Briggs describe mi tipo como «Visión orientada. Innovadora silenciosa. Perspicaz. Conceptual. Lógica. Busca comprensión. Crítica. Decisiva. Independiente. Decidida. Persigue la competencia. Mejora.»

Sin embargo, el hacer en la prueba de nuevo –posterior a vivir en Costa Rica- me mostró que ahora soy un INSJ. Introversión, INtuición, Sentimiento, Juzgar- «Orientada por la visión y el significado. Intensa y silenciosa. Perspicaz. Creativa. Sensible. Busca la armonía y el crecimiento. Seria. Ama el lenguaje y los símbolos. Perseverante e inspiradora.». Y es verdad, mis valores han cambiado, en lugar de buscar la competencia, busco la armonía y el crecimiento. He cambiado lo “lógico” por la “sensibilidad”. Creo que estos son cambios para mejor y creo que vivir entre Ticos tiene mucho que ver con ello.

Mi única preocupación es que los costarricenses se hará más y más como los americanos del norte – más ocupados, más eficientes en el trabajo, y menos conectados entre sí. Cuando veo los rótulos de crédito fácil, me estremezco. La gente en el norte ya compró la fórmula de «compre ahora, pague después» y ahora están enterrados en deudas y chatarras que no necesitan. Espero que los Ticos vean lo que tienen y se aferren a ello por favor.

Cuando me ofrecí como voluntaria en una escuela local que tiene estudiantes de todo el mundo, le pregunté a cada niño lo que era más importante para ellos. Los de Europa y América del Norte me dijeron que valoraban su música, sus equipos, sus juegos. Cada niño Tico dijo «mi familia».

Todos los días veo gente que deja de trabajar para ayudar a un amigo o vecino, o incluso a un completo desconocido. Un vecino recientemente se quejó de la ineficiencia del ICE. Todo lo que podía pensar era en aquella vez que los chicos del ICE estaban trabajando en nuestra calle y otro vecino, que había tenido recientemente un derrame cerebral, no podía bajar las escaleras de su casa. Los chicos de las camisas amarillas dejaron de trabajar y lo cargaron para bajar las escaleras. Los dueños de las tiendas han dejado sus negocios para ayudarme a encontrar mi camino. Los empleados municipales llevaron a mi marido, que habla casi nada de español, detrás del mostrador para ayudarlo a completar un formulario.

Cuando me mudé aquí una mujer me dijo «El Tico se viste con su humanidad.» Eso es verdad. Esto no quiere decir que no hay ticos podridos. Por supuesto que los hay, pero esta es una cultura que valora la armonía y el ingenio y la bondad. Estoy agradecida de estar rodeada por ella.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios