Comunidad

Invierno llega a Bagaces con ríos aún tapados por el huracán Otto

Aunque los bagaceños sacaron el huracán Otto de sus casas a punta de pala y manguera, los ríos y quebradas que arrancaron casas y vidas en noviembre permanecen tapados con escombros.

Los aguaceros bajan con fuerza por esas quebradas y, para muchos vecinos, la preocupación de que el río se desborde por el exceso de sedimentos ha sido como vivir el huracán otra vez.

El proceso legal para aprobar los proyectos y algunos problemas de logística ocasionaron que los trabajos de limpieza, canalización y dragado de los cauces en Bagaces comiencen hasta esta semana.

Ante la falta de mantenimiento, a la gente de Bagaces solo le ha quedado vigilar los ríos. En esa situación están Manuel Rodríguez y su esposa Virginia López, que tienen una casa al borde del río Cuipilapa, en Villa Pez.

“Mi mamá dice que ella ya no puede dormir. Hubo una llena el miércoles pasado y el río estuvo a punto de salirse. El invierno empezó más fuerte que en otros años y ya entró el miedo de que, en cualquier momento, puede pasar a más”, comentó Eduer Rodríguez, vecino de Guayabo e hijo de Manuel y Virginia.

En el cantón deben atenderse las quebradas Hornillas, Herrumbre, Los Patos y Arenas, así como el río Cuipilapa y el río Blanco.

Esas afluentes pasan por los distritos de Bagaces, Mogote, Fortuna y Río Naranjo.

“Los ríos están muy azolvados; es decir, con mucho material, y perdieron el cauce por eso. En los ríos hay muchos árboles; hay que limpiar y darle forma a los cauces nuevamente”, explicó el ingeniero de Obras Fluviales del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Minor Barrantes.

Según el ingeniero, el riesgo con los escombros dejados por el huracán es que ocasionan represas. Eso crea remansos y, eventualmente, puede haber desbordes de los cauces.

Hasta ahora

Upala y Bagaces fueron los cantones con mayores pérdidas materiales y humanas cuando el huracán golpeó territorio nacional el 24 de noviembre del 2016.

Las obras de limpieza en Upala comenzaron desde finales de abril.

Aún así, el banderazo de salida en Bagaces se dio esta semana, con la llegada de maquinaria a quebrada Hornillas, cerca de Thermomanía.

LEA TAMBIÉN: Turismo en Guayabo se reactiva después de Otto

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) es la institución encargada de organizar el plan de limpieza, mientras que el trabajo propiamente en los ríos lo realiza el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

A su vez, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) debe aprobar esos planes de intervención para las regiones afectadas.

El martes pasado, el ingeniero del MOPT a cargo de las obras en Bagaces, Minor Barrantes, señaló que el ICE no le había informado de una fecha de inicio.

Horas más tarde, Mariano Figueres, comisionado Presidencial para la reconstrucción de las áreas golpeadas por el huracán, dijo vía telefónica que la maquinaria ya había llegado a Bagaces.  

Proceso legal

Mariano Figueres admitió que, en un inicio, hubo problemas para arrancar las obras en Bagaces porque la Municipalidad no tenía el personal para ser la entidad ejecutora.

Entonces, el cargo fue asignado al MOPT, que también tuvo retrasos porque no había recursos previstos para esa labor, dijo Figueres.

“Lo ideal hubiera sido comenzar las obras en verano, pero tenemos que actuar a derecho; hemos acelerado los procesos y esa es nuestra misión, pero eso no quiere decir que nos podamos brincar el proceso legal”, agregó.

Así, las obras comenzarán en quebrada Hornillas y se extenderán en las próximos dos semanas hacia el río Cuipilapa y quebrada Herrumbre.

Además, el Gobierno se ha comprometido a construir cinco puentes fijos que se perdieron en Bagaces por el huracán: Villa Vieja-Montano, Montano, Santa Fe-Montano, San Bernardo y Cuipilapa.

A medio año del huracán, y mientras las excavadoras llegan al cantón para sacar los sedimentos de los ríos, Eduer habla todos los días por teléfono con su papá y su mamá para estar pendiente: “Después del huracán, ellos estuvieron un tiempillo fuera. Pero regresaron; usted sabe cómo es de difícil sacar a los viejos de su casa. Si pasa algo y es de día, se puede hacer algo, pero si es en la noche y el río los agarra dormidos…”.

Sacar el miedo es más difícil que sacar árboles y piedras.

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios