Comida

Media Luna: la angosta puerta que lleva al paraíso de vino y tapas en Sámara

This post is also available in: English

Megan Kennedy creció alrededor del negocio de la comida. Su madre era dueña de un restaurante fino y un bar del barrio. “Arriba tenían comidas de 5 estrellas con buen vino, mientras que en la planta baja servíamos pescado y papas fritas con tragos y un cigarro”, dice la neoyorquina.

No es de extrañar que aun después de una carrera en la industria editorial, Megan terminó regresando al negocio de los restaurantes, lo cual resulta muy ventajoso viviendo en Sámara.

Media Luna se encuentra detrás de una puerta angosta entre una tienda de souvenir y un puesto de tacos en la calle principal. Esa puerta conduce a un amplio restaurante y a una sala adornada estilo Art Deco. El objetivo de Megan era crear un espacio donde se puede pasar para tomarse algo, llamar a sus amigos para venir y encontrarse para cenar, escuchar música y bailar. Todo el menú consiste en platos pequeños de tipo ecléctico.

El plato de carne y queso contiene algunas de sus recetas viejas favoritas , pero también incluye un jamón ibérico salado y ligeramente dulce. Se sirve el plato con cebolla confitada bien equilibrada y sabrosa, una salsa chutney de piña y pasas y rodajas de pan fresco.

La bruschetta, es buena, con una fuerte alioli de Dijon y ajo debajo del tomate y la albahaca. Los camarones empanados con coco son crujientes, no grasosos y con un buen equilibrio entre dulce y salado. La salsa de jengibre que los acompaña, se sirve en una canasta comestible hecha de plátanos.

La sopa de pollo Caribeño tiene un caldo de coco dulce; sin embargo, el chilero acompañante la reaviva. El filete de pescado con costra de pistacho es crujiente con sabor a nuez en el exterior, mientras que es liviano en el interior, y se sirve encima de vainicas con ajo, arroz y una salsa cremosa de vino blanco.

La cocina permanece abierta hasta la medianoche. Los platos pequeños cuestan de ¢1.500 a ¢3.500. Los platos de carne y queso oscilan entre ¢3.500 para 1-2 personas hasta ¢14.500 para 4 personas.

Tienen uno de los mejores mojitos en el pueblo y hay una buena selección de vinos de Argentina, España y Chile guardados en una nevera de vinos. Los vinos cuestan de ¢2.000 a ¢3.000 por copa.

Después de la cena, quédense para música en vivo dos veces por semana a partir de las 9:30 p.m. Los jueves hay  Noche Latina y los sábados puede encontrarse con música celta, folk, jazz o rock.

Horario: Abre a las 5:00 p.m. y cierre cuando se acaba la fiesta o el personal se agota del cansancio.

Ubicación: A 150 metros de la playa en la calle principal.

Teléfono: 8416-1852

Lo bueno: Comida de calidad disponible hasta la medianoche.

Lo malo: Como en todos los restaurantes que sirven platos pequeños, es fácil entusiasmarse y pedir demasiado. No es fácil de encontrar si no conoce bien  Sámara.

 

No se pierda las últimas noticias de Guanacaste.

Suscríbase a nuestro boletín

Comentarios