Regional, Nosara, General

Una carta sobre Pronativas

This post is also available in: English

Carta de la señora Karen Aras sobre Pronativas.  

Esperamos que ProNativas lleve a cabo un taller en Nosara en algún momento a finales de este año. Le he pedido a Karen Aras, cofundadora de la iniciativa, explicar más sobre el movimiento de las plantas nativas en Costa Rica.

 Aquí, en Playas de Nosara, entre más plantas nativas tengamos  en nuestros jardines,  menos agua vamos a necesitar para mantenerlas y más aves vamos a atraer para que nos deleiten con su compañía.

“ProNativas comenzó como una iniciativa local en Monteverde, Costa Rica en 2004, cuando la botánica y educadora ambiental, Willow Zuchowski, comenzó a investigar y difundir el uso de plantas nativas en los jardines locales. Willow es residente desde hace mucho tiempo de Monteverde y autor del libro “Las plantas tropicales de Costa Rica: Una guía a la flora nativa y exótica” (Cornell University Press).

En 2007 y principios de 2008, estimuladas por un creciente interés en los jardines nativos, ProNativas llevó a cabo talleres en el Hotel Harmony en Nosara. Durante uno de los talleres, cuando Willow menciona su sueño de difundir ProNativas a diferentes regiones del país, Natalia Vega,  graduada de la Universidad EARTH, se ofreció a comenzar a organizar una red.

En 2008, la primera reunión de la red ProNativas se celebró en Tamarindo.  Hoy en día, ProNativas es una red nacional en expansión, formada  por  jardineros, paisajistas y biólogos que comparten un interés en la experimentación con plantas ornamentales nativas en diversas zonas de Costa Rica. A continuación mencionamos algunos de nuestros miembros y sus antecedentes:

La flora de la región neotropical es muy diversa. En un país tropical que cuenta con alrededor de 10.000 especies de plantas nativas, la búsqueda de plantas ornamentales potenciales deben ser bastante fácil. Y, sin embargo, como en muchos otros países de todo el mundo, la tendencia de los jardineros y viveristas aquí ha sido la de centrarse en lo que se ha utilizado y que funciona en otros lugares, ignorando la riqueza y la belleza de la propia flora de Costa Rica. ProNativas se esfuerza por demostrar que existe un potencial ornamental  sin explotar y  mucho por descubrir en la flora propia de la región.

Plantas invasoras, amenazando y desplazando a las especies nativas, pueden destruir nuestro hábitat. La marcha de las especies invasoras en Costa Rica ha comenzado. Vastas áreas de las tierras bajas del Caribe se han visto afectadas por las plantas como la Musa velutina, un plátano atractivo que produce semillas dispersadas por las aves.

Plantas ornamentales no nativas que fácilmente se propagan vegetativamente y / o por semilla pueden ser bombas de tiempo  a punto de explotar en cuestión de años o décadas. En otras partes del mundo, el impacto y el control de plantas invasoras cuestan miles de millones de dólares. Los impactos se hacen sentir tanto en lo económico como en términos de biodiversidad, las plantas toman  áreas donde las plantas  nativas particulares deberían crecer.

 A través de la educación, ProNativas espera  evitar el uso de especies exóticas potencialmente dañinas, evitando así nuevos cambios importantes en el paisaje y los daños a los ecosistemas posterior.”

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios