Comunidad, COVID-19

Colectivo perifonea poesía por las calles de La Cruz y retrata el espíritu creativo durante la pandemia

Por las principales calles del distrito central de La Cruz y barrios aledaños  como Las Flores, Irving, Fátima y Santa Rosa, un carro cargado con dos parlantes sobre su techo transmite versos a todo volumen. 

La gente se detiene por las aceras o sale de sus casas para escuchar la poesía perifoneada. 

Es viernes 1° de mayo y es la primera vez, en este año, que el colectivo Perifoneo de poesías de La Cruz lleva a las calles del cantón guanacasteco la iniciativa Poesía en tiempos de crisis.

En las calles se drena la vida de los nuevos esclavos, de los olvidados sin nombre.

Una procesión de ataúdes desfila cual bandada de pájaros negros, lejos del amor, en medio de la incertidumbre pestilente.

La luna se incrusta en un silencio tribal, arrodillados en la inmensidad estrellada sin podernos abrazar…

Algunos beberán del agua de la muerte condenando a los inocentes.

Otros desde sus balcones cantan y fertilizan la esperanza, también golpearán sus cacerolas inconformes, para abrir la nueva senda donde los hombres y las bestias caminarán como hermanos en esta pequeña partícula de tierra.

Apocalíptico/poema de Ximena Paz Cedeño

En medio de la incertidumbre pandémica y la presión del confinamiento, nace la idea de plasmar estos cuestionamientos y emociones en una poesía, explicó el poeta y coordinador del colectivo Gustavo Zeledón.

“Una ventaja de esta situación es que todo el mundo está dentro de la casa y hace que la gente se confronte consigo misma. Sabíamos de algunos poetas que estaban en sus casas y del estímulo creativo de esta pandemia”, agregó Zeledón.

En esta edición de perifoneo, contaron con la participación de los poetas Ezequiel D’León (Masaya/Nicaragua), Genesis Cubillo (Pococí), Sebastián Arce (Liberia), Ximena Cedeño (San José) y Sebastián Miranda (Guápiles). Algunos recibieron la invitación para participar de parte de Gustavo Zeledón, otros se interesaron al ver la publicación de la iniciativa en redes sociales.

El servicio de perifoneo es financiado la mayor parte del tiempo por medio de donaciones de personas de la comunidad y de los mismos poetas.

En Facebook, el colectivo tiene una página en la que suben videos de la mayoría de las jornadas de perifoneo, incluida esta última, con el fin de llevar la experiencia a muchas más personas de la comunidad. 

Antes de la crisis del COVID-19, el proyecto hacía dos perifoneos al año en las comunidades de La Cruz. Pero este año, la decisión de arrancar llegó de manera espontánea para aprovechar la coyuntura.

A todo volumen 

La iniciativa que hoy lleva las poesías de poetas costarricenses y extranjeros a las calles de La Cruz, empezó a mediados del 2015, cuando su coordinador, Gustavo Zeledón, laboraba en el departamento de gestión cultural en la Municipalidad de La Cruz.

Surgió la necesidad de alternativas para estimular la poesía, y en ese momento pasó un carro perifoneando, y es ahí donde surge la idea. En el primer perifoneo llevamos poesías ya conocidas, de poetas también conocidos, y nos dimos cuenta de que tenía un efecto: las personas se detenían, escuchaban y se acercaban,” agregó Zeledon.

Al principio las personas lo veían de una manera extraña, porque no sabían de qué se trataba el perifoneo, tampoco les daba tiempo de entender de qué se hablaba en las poesías, pues el automóvil no se detenía, sino que seguía su transcurso por las calles del cantón.

Wilberth Sequeira, quien se encarga de manejar el carro de perifoneo desde hace un año, explicó que el cambio se dio poco a poco  y que por eso el proyecto tiene cada vez más fuerza. 

“En los primeros días la gente reaccionaba como de una forma un poco extraña, porque no sabían de qué se trataba el asunto. Lo que decidimos en los últimos perifoneos [y antes de la pandemia], fue hacerlo más estacionado, ubicarnos en un sector específico, como en el parque, donde hay mucho tránsito de personas, y que las personas se detengan y se queden analizando lo que se está perifoneando”, comentó Sequeira. 

Más que poesía

Con el proyecto del perifoneo no sólo los poetas de La Cruz y de Guanacaste pueden llevar sus versos líricos a los oídos del público. También pueden hacerlo habitantes de otras provincias y de otros países, como Ezequiel D’León, poeta nicaragüense que participó en esta última edición. 

El Perifoneo de poesías en La Cruz sucede en un cantón fronterizo con altos índices de pobreza y abandono. Es también uno de los más vulnerables al contagio de COVID-19 debido a su condición fronteriza. 

Entre otros datos, La Cruz tiene la tasa más alta de homicidios de la provincia según datos del  2018, y con un Índice de Progreso Social (IPS) se truncado por su bajo  desempeño en bienestar social y educación. 

A estos factores se suma la intención de fortalecer la cultura literaria dentro del cantón. Así lo explica el poeta y editor Soren Vargas, quien participó en la edición de perifoneo del 2017.

“La Cruz es un cantón maravilloso, con un potencial turístico y cultural increíble. Estas iniciativas son un gran aliciente para impulsar la cultura literaria del cantón. Yo tengo una editorial y espero contribuir este año en divulgar el trabajo de sus poetas al resto de la provincia”, dijo el escritor.

Vargas espera que, con la divulgación de colecciones de pequeños libros que tengan  textos y poesías de escritores de Guanacaste,otros artistas se alienten a publicar. 

Zeledón, coordinador del colectivo, asegura que aún no tiene fecha para una nueva edición de perifoneo en tiempo de crisis. Según el cruceño, todo depende de la disponibilidad de los poetas que quieran participar y de qué tan inspirados se sientan para seguir escribiendo sobre la pandemia del COVID-19.

 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios