Regional

ONGs capacitan a mujeres de Guanacaste para que emprendan durante la pandemia

This post is also available in: English

Aydelina es guanacasteca y antes del COVID-19 se dedicaba a labores de limpieza en unas cabinas en Santa Cruz. Con la llegada de la crisis sanitaria, perdió su empleo, pero decidió emprender. 

En busca de opciones para llevar un ingreso a su hogar, se enteró de unos cursos gratuitos para aprender a coser bolsos artesanales. 

“Con toda esta situación de la pandemia, me quedo desempleada y un día en Facebook veo una publicación de CEPIA. Yo ya sabía quiénes eran y qué hacían, pero era la primera vez que me nacieron ganas de participar”, dijo Aydelina Narvaez López. 

“No podía perder la oportunidad de aprender gratuitamente cómo elaborar y vender los bolsos”, añadió.

CEPIA es una organización guanacasteca sin fines de lucro que tiene más de 10 años de apoyar a comunidades de Huacas y alrededores. Su aporte llega a personas de la zona mediante programas de educación y apoyo psicológico dirigidos a niños y niñas, ahora también a mujeres.

Al ser parte de la comunidad de Huacas, Aydelina se animó a aprender un nuevo oficio.

Al igual que ella, otras 20 mujeres acudieron a esta organización en julio con la esperanza de recibir capacitación y comenzar una nueva etapa en sus vidas como emprendedoras en tiempos de COVID-19.  

Otra ONG que activó un plan de ayuda a mujeres durante la pandemia es Grameen, organización dedicada a financiar emprendimientos liderados por mujeres en pequeñas comunidades. 

Grameen lanzó capacitaciones enfocadas en la coyuntura actual. Ha otorgado microcréditos a un total de 450 mujeres guanacastecas, desde sus inicios hasta hoy.

Según datos de la Encuesta Continua de Empleo (ECE), del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), las mujeres son uno de los grupos más impactados por la pérdida de trabajo durante la crisis sanitaria que azota al país. 

El desempleo femenino en Costa Rica alcanzó el 30,2% (269.000 mujeres) al segundo trimestre del 2020, por encima de los hombres (20,7%), arrojaron datos del INEC.

En la región Chorotega, el desempleo pasó de 12,7% al segundo trimestre del 2019, a una tasa de 29,8% en igual periodo del 2020. 

A junio del año en curso, las mujeres de la región reportan una tasa del 37,8% y los hombres 25,1%.

Desde la óptica de Grameen y CEPIA, emprender en Guanacaste es posible, aún en tiempos difíciles. “Por estar más alejado de ciudades muy pobladas, como San José, y por ser más rural, las comunidades que atendemos en Guanacaste pueden seguir emprendiendo”, agregó la gerente de créditos de Grameen, Hazel Jimenez.

Negocio propio en tiempos de crisis

CEPIA capacita a las mujeres y les enseña cómo comercializar los productos. “Esto no es solo enseñarles a las chicas a hacer los bolsos y listo, nosotros también les buscamos dónde y cómo los pueden vender”, resaltó la directora ejecutiva de CEPIA, Maria Jose Cappa.

Aydelina y otras 20 mujeres están a la espera de que la ONG les dé luz verde para vender sus productos. 

Es importante que los bolsos tengan una buena calidad y hay que entender que ellos llevan la identidad de Guanacaste, ya que se espera venderlos a turistas. La idea es que las chicas puedan trabajar con este producto y mejorar sus ingresos”, añadió Cappa. 

El proyecto está dirigido solo a mujeres porque nace del corazón de otra iniciativa de la organización, Círculo de Mujeres. Este programa busca que las mujeres de las comunidades guanacastecas se empoderen a través de capacitaciones sobre la visión del emprendimiento femenino y la importancia de las mujeres en la sociedad.

“Cuando empecé con los bolsos fue como reencontrarme como mujer. Eso de aprender y trabajar con lo que he estudiado me llena mucho. Hoy puedo decir que me siento y me considero toda una profesional en la confección de los bolsos artesanales”, agregó Aydelina Narvaez.

Aydelina también quiere plasmar un poco de la cultura de la provincia en cada producto. “Los bolsos claro que se ven guanacastecos, yo siempre trato de ponerles más color, porque así es Guanacaste”, agregó Lopez.

Las metas de Narvaez van más allá del territorio de la provincia. “Con todo esto que aprendí y con la emoción que siento, ya pienso en grande. Quiero ver mis bolsos por todo el país y llegar a otras partes del mundo”, expresó la guanacasteca.

Cada bolso que confecciona Aydelina tiene un costo de elaboración de aproximadamente ¢3.000 y su precio de venta ronda los ¢9.000.

Maria Jose Cappa, de CEPIA, comenta que la institución trabaja en atender las necesidades que surgen en las comunidades guanacastecas, por lo que seguirán en busca de soluciones para minimizar los impactos de esta crisis. La organización también distribuye canastas básicas y brinda apoyo psicológico a adultos.

La pandemia también despertó el interés de Grameen en apoyar más al sector femenino de la provincia. 

Desde marzo, capacita de forma virtual a pequeños grupos de mujeres sobre los riesgos y los beneficios de emprender en tiempos de pandemia. 

“En mi pequeño negocio empecé con una cantidad de ¢200.000 y ahora vendo perfumeria fina, ropa de niños y accesorios de belleza, aun cuando estamos en tiempos de pandemia”, comentó Marcela Flores, una de las mujeres guanacastecas que emprendió y recibió financiamiento de Grameen.

Y lo bonito es que me reuno con otras chicas que están logrando emprender de la misma manera”, añadió.

Las comunidades que atiende en Guanacaste son: Cañas, Liberia, Abangares, Bagaces, Santa Cruz, Huacas, Matapalo y Playa Potrero.

Esta organización financia exclusivamente a mujeres que pertenecen a pequeñas comunidades de la región, y lo hace a través de microcréditos. El objetivo final es que esos recursos sirvan para que ellas emprendan, generen ingresos propios y en un futuro, puedan emplear a otras mujeres. 

“El objetivo de Grameen en Costa Rica es fortalecer el emprendimiento femenino en las pequeñas comunidades, porque hemos visto que esto no solo genera ingresos para las beneficiadas, sino que también mueve la economía de cada  comunidad», explicó la gerente de Créditos de la organización, Hazel Jimenez.

La organización trabaja al lado de otras organizaciones no gubernamentales guanacastecas como Futuro Brillante, Abriendo Mentes y CEPIA, para ayudar a más mujeres a realizar el sueño de emprender.

Además del lanzamiento de las capacitaciones, Grameen extendió el tiempo de pago que tienen las emprendedoras para cancelar los préstamos, para mitigar la afectación durante los meses que tarde la pandemia. Asimismo, valora otras acciones para ayudar a quienes de todo no puedan pagar.


Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios