Santa Cruz

AyA inició la perforación de pozo de agua potable en Marbella y ahora debe determinar cuánta agua podrá explotar

This post is also available in: English

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) inició la perforación de un nuevo pozo para abastecer de agua potable a las nuevas construcciones de Marbella, en Santa Cruz. Así lo confirmó el departamento de prensa de la institución el 21 de mayo de este año. 

En total, la institución estima que al menos mil personas podrían ser beneficiadas con el servicio, con la posibilidad de ampliarlo a zonas vecinas. 

Este es el primer paso de la búsqueda de una solución para una comunidad que por décadas ha denunciado problemas de abastecimiento de agua. La perforación permitirá conocer si hay suficiente recurso hídrico y si es de calidad. La segunda fase sería su explotación.

La nueva fuente hídrica podría proveer el servicio de agua potable por primera vez en su historia a las comunidades aledañas de Veracruz y Manzanillo, pero esto dependerá de los resultados que el AyA obtenga al explorar el terreno.

El AyA comenzó con la obra casi dos años y medio después de tomar el control de dos pozos ilegales que antes administraban la asada Posada del Sol y la asada de Marbella, debido a que ambas organizaciones le daban un manejo irregular al agua de la comunidad.

Marbella es un pueblo costero de menos de 500 habitantes, ubicado a 46 kilómetros de Tamarindo y con gran potencial turístico. Hasta hace poco, la comunidad no sabía cuánta agua tenía disponible ni para cuántos años. 

Un conflicto de años

En el 2017, La Voz de Guanacaste denunció que los proyectos urbanísticos Jardines del Sol y Lomas del Sol utilizaban uno de los pozos perforados ilegalmente para abastecer a 23 de sus usuarios, pese a que la Dirección de Aguas del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) ya había pedido en dos ocasiones distintas que lo cerraran.

La Voz confirmó que en ese entonces en Lomas de Sol habían 11 condominios construidos, algunos con piscina propia y tanques para almacenar agua, y un área grande de piscina para los miembros del complejo residencial. Además, expuso la doble función que ejercía Jeffrey James Allen, como presidente de la Asada Posada del Sol, y a la vez como uno de los desarrolladores urbanísticos de Marbella. 

Mientras una parte de la comunidad gozaba del servicio proveniente de los pozos ilegales, otra parte nunca había recibido agua potable en sus hogares, pues toda el agua venía del mismo manto acuífero y no estaba siendo propiamente regulada.

En Marbella hubo gente que vivió 80 años aquí, que murió hace más de una década y que nunca pudo ver agua potable en sus hogares, porque otros la quitaban”, cuenta el presidente de la Asociación Integral de Desarrollo de Marbella (ADI-Marbella), Gilberth Leiva. 

Para Matt Banes, uno de los vecinos de Marbella que en el 2017 denunció las irregularidades a este medio, el nuevo pozo representa la búsqueda por “cerrar las desigualdades profundas” que tiene la comunidad y por controlar más el uso del agua en la zona.

El caso de Marbella no es único para Guanacaste. El AyA afirma que “el caso presenta una serie de factores que también podrían estar presentes en otros territorios costeros”. Por ejemplo, en los últimos seis meses el AyA prohibió a 30 asadas en Nicoya otorgar permisos de agua para nuevas construcciones por irregularidades en el manejo del agua. 

En el 2019, el AyA realizó un estudio hidrológico a profundidad para entender cuánta agua se estaba gastando, en qué lugares podrían expandirse más pozos y por cuánto tiempo de servicio le quedaba la comunidad. La intervención hizo que la institución dejara de otorgar permisos de agua a proyectos inmobiliarios en la zona hasta obtener los resultados. 

El estudio, publicado un año después, indicó que Marbella sí tiene agua para continuar desarrollándose e identificó cuatro puntos que funcionarían como zonas de construcción de otros pozos para el resto de la comunidad.

En este 2021, luego del rechazo de otros propietarios, el AyA negoció con el dueño de una de las propiedades donde está un punto idóneo para iniciar la perforación. 

Pozo necesita ser explorado

Viviana Ramos, directora de Gestión Ambiental de la subgerencia de Ambiente, Investigación y Desarrollo (SAID) del instituto, afirmó que tras la perforación, el lugar debe presentar suficiente líquido y que presente calidad suficiente para su uso. De no ser así, el pozo sería inviable y deberían iniciar nuevamente la búsqueda para otro terreno. 

Si la capacidad del acueducto lo permite, la red de cobertura podría ampliarse a Manzanillo y Veracruz, que actualmente no cuentan con sistemas de agua potable.

Aún así la directora enfatizó que el AyA está seguro de que la fuente es apta y confiable para abastecer a al menos mil personas en la comunidad y sus alrededores. 

Tras este proceso la institución podrá iniciar a tramitar permisos de construcción para nuevos proyectos inmobiliarios en la zona costera.

Este es un paso importantísimo para nuestra comunidad, sin embargo tenemos que seguir insistentes en que el agua llegue y que nos den lo prometido. Que todos y no solo algunos puedan disfrutar del servicio de agua”, enfatizó Leiva, presidente de la ADI-Marbella. 

Reciba de forma gratuita el resumen de las noticias más importantes de Guanacaste.

Dejanos tu correo

Comentarios